¿DOCENTE O MAESTRO?

Nunca me ha gustado el nombre de docente, aunque semánticamente se refiera a quien enseña. No se por que este termino me suena, aquí en México, como a un burócrata que ha recibido o heredado un puesto de maestro, que usufructúa como una concesión inamovible, amparado por un sindicato con pésimos procedimientos y antecedentes éticos, que se conduce con falta de transparencia y rendición de cuentas, muchas veces viciado por la corrupción en busca de beneficios muy alejados a los de la educación. En cambio, siempre he pensado que un verdadero maestro es quien transmite el conocimiento a los demás con un profundo amor por lo que hace y por quienes enseña, posee un alto grado de responsabilidad y utiliza el ejemplo como elemento primario para educar. A pesar de que en México, gracias a su sindicato, tengan una recompensa económica miserable.

No estoy criticando a los maestros que se han manifestado en contra de la reforma educativa, entre ellos debe haber muchos de los dos tipos arriba señalados. En México casi siempre las políticas educativas y los reglamentos; los han hecho burócratas sin conocimiento de la realidad y la diversidad del país en el que habitan y alejados de la lógica y la creatividad que debe tener todo proceso educativo. Estoy de acuerdo con los maestros; que debe haber una profunda revisión del actual proceso educativo en México hecho por expertos en la materia, salidos de tantas universidades que tenemos. Y que si ya se tiene una Reforma Educativa cuasi aprobada, si ha recibido tanto cuestionamiento; la responsabilidad del legislativo es volver a revisarla a fondo atendiendo los cuestionamientos serios, validos, y asesorarse por conocedores en la materia para volver a legislar sobre un tema tan importante para la vida de México como es la educación; nuestro único pasaporte para mejorar en el futuro.

Antonio Fuentes Flores

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *