DONALD TRUMP, INESPERADA VISITA A MÉXICO

Por: Antonio Fuentes Flores

Hoy iniciaré por publicar periódicamente (dos cuartillas) en:

COMENTARIO A LA NOTICIA

Con la noticia mas destacada de la semana y no necesariamente la mejor noticia, como es el caso que nos ocupa.

images-1 (1)

Cuando el martes 30 de agosto en la tarde, por casualidad, fui de los primeros en enterarme de la noticia, por medio de MSNBC y el Washington Post, y lo puse en Twitter, todavía dudaba de la certeza de esta, pero las fuentes eran confiables, aunque ellos tampoco lo podían creer. Y es que no era para menos.

 

Cómo imaginar a un vulgar traficante, ahora electoral, siendo invitado a los Pinos, quien no tuvo empacho en insultar a México y a la dignidad de los mexicanos con infundios, generalizando, atribuyéndonos muchas de las faltas por las que él mismo ha sido varias veces acusado; como la de violador. Ante esto yo mismo había solicitado vía Twitter que el Senado pidiera un punto de acuerdo para declarar a Donald Trump “persona no grata” para México. Pero ellos responden a otros intereses.

Y ahora EPN, con una actitud timorata, inexplicable dentro de una lógica inteligente, se prestaba al juego de Trump y se ajustó a su agenda para recibirlo el miércoles 31, porque ese día en la noche, en una reunión electoral en Arizona, Donald Trump iba a presentar su “Plan Migratorio” (pieza clave de su campaña “para expulsar a todos los indocumentados”). Y sus asesores le aconsejaron que una visita a México haría creer a los latinos y sus seguidores, con quienes las simpatías han ido en picada, que ahora las cosas cambiarían para mejorar. A EPN no le hubiera costado nada negarse y disculparse por la proximidad de su informe. Pero aparentemente también a él, fuera de toda lógica y condición de dignidad; le interesaba el asunto

Y ya una vez aquí, en lugar de que se le exigiera una disculpa por la sarta de insultos que hemos recibido los mexicanos, salidos de su boca ; en lugar de exigirle cuentas, “le pone la mesa” para sus propósitos. Porque entre otras cosas el tiene la intención de convencer a sus seguidores que va a construir un muro a lo largo de los tres mil trescientos kilómetros de frontera con México y que este lo pagaran los mexicanos. Parece que “nuestro Presidente” tiene mucho miedo de que nos obligue hacerlo al llegar a la presidencia, ya que declaró: lo hice por “enfrentar la amenaza y el riesgo que hay sobre nuestro país”. Por si no está enterado EPN, Donald Trump tiene tantas simpatías con el electorado Estadounidense (25%) como él mismo con los mexicanos (23%). Los dos están por los suelos.

Así como todas las ideas de Trump, este tema del muro es una verdadera estupidez, porque en muchas partes de nuestra frontera con ellos ya existe muro, tal es el caso de Tijuana y sucede que precisamente por ese lugar es en donde se registra el cruce mayor de indocumentados. Trump y su gente no conocen la realidad de México y mucho menos la de su frontera, en muchas partes de la frontera, por muchos años las autoridades estadounidenses, han tolerado el paso de indocumentados que entran a trabajar al otro lado en la mañana y regresan en la tarde, para lo que levantan una parte de la malla desplegada que es la división. Tal caso me toco presenciar en Nogales Sonora en 1992, a 300 metros de la aduana.

Donald Trump se ha rodeado de lo peor de la sociedad estadounidense; gente violenta, neonazi, racistas de lo más infame como el Ku Klux Klan, él mismo ha sido un empresario sucio, sin ética, las empresas Trump fueron de lo mas racistas en la década de l960. A la única gente que en el tema electoral puede engañar (comprobado por quienes son sus seguidores) son los mas ignorantes de los EU. Con estos asociados y estas actitudes lo único que ha logrado Trump, eso sí, con “mucho éxito”; es sembrar el odio y dividir al país con prejuicios y vicios que estaban en “estado latente” y que este estúpido los ha despertado. Así es el invitado de EPN a los Pinos, a quien casi le dieron trato de Jefe de Estado.

A Donald Trump como buen empresario “neocapitalista” solo le importan las ganancias, en este caso electorales, y puede decir, desdecirse y mentir; sin ningún rubor y utilizar a quien se deje, como a EPN, para lograr sus aviesos propósitos, por supuesto carentes de ética. Su venida a México le ha servido para explotarla al máximo, aunque con mínimos resultados.

La misma embajada de los EU. en México, advirtió oportunamente sobre el riesgo de su venida, principalmente porque la inmensa mayoría de los mexicanos y sobre todo en la Ciudad de México, lo repudian por lo que ha dicho de nosotros y por lo que es. Y la mejor prueba fue su arribo, que casi fue subrepticio: hangar presidencial- los pinos (vía helicóptero) y viceversa. Sin embargo, aunque la gran mayoría de los mexicanos no estuvo de acuerdo con esta desagradable visita, algunos empresarios comentaron (en privado) que “había estado muy bien, porque ¿qué tal si sale presidente? Nos beneficiaría económicamente”. Cada quien responde a sus intereses, sin importar sus principios. (si es que los tienen)

La historia de la humanidad es la historia de sus migraciones.

La migración es un problema mundial y humanitario que hay que atender, respetando la dignidad de las personas.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *