LA POLÍTICA EN MÉXICO (un enfoque)

La política es la ciencia y el arte de la conciliación de intereses diversos, incluso antagónicos, de la sociedad, de sus grupos políticos que tiene que ver con el manejo del poder para el logro del “bien común”. También se dice que es el arte de lo posible. Está es parte de la definición teórica, porque en la praxis; la actividad en el manejo, el uso y disfrute del poder político; opera una tendencia en la naturaleza humana, las más de las veces irreversible hacia la perversión y el abuso del poder. Esto suele suceder, principalmente en personas sin sólidos principios éticos en su actuación. El enunciado de John Emerich: “el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” fue planteado con exactitud.

La actividad política es, en teoría, una actividad superior del ser humano, que en la practica ha llegado viciarse a tal grado; de convertirse en cultura de corrupción, saqueo del erario, manipulación y mentira. En donde los grandes intereses, normalmente ilegítimos porque perjudican a la mayoría de la sociedad, han creado y alimentando sistemas políticos, personas a manera de esbirros y grupos partidistas que han secuestrado a la sociedad y no le permiten actuar políticamente, sino es a través de los instrumentos viciados y controlados por ellos mismos y siempre y cuando no vayan en contra de los intereses de sus amos; los cuales se han convertido en forma hereditaria, mediante una actitud patrimonialista; en los dueños de nuestro país. El llamado sistema político mexicano ha llegado a contaminar con sus practicas viciadas y corruptas, a la sociedad misma y es en este momento su carga más pesada.

“Pobre político pobre”  aseguran que decía el profesor Carlos Hank González, representante clásico del “sistema político mexicano”. Bajo esta enfoque patrimonialista y anteponiendo el interés particular al interés común por el que en teoría el político debería velar, se han creado grandes fortunas y verdaderas organizaciones para medrar al amparo del poder, verdaderas mafias que por su naturaleza y daño para la sociedad, caen dentro del rubro de la delincuencia organizada, con absoluta patente de impunidad.

Desgraciadamente está comprobado, en casi todo el mundo, que la política es uno de los negocios más rentables. Muchos lo consideran y lo practican como “el mejor negocio del mundo” si se establece un conveniente entendimiento entre las partes; poder político y poder económico, como suele suceder y sin importar el costo social. Con el agravante en México, de que aún siendo un Estado laico constitucionalmente, muchas veces se da también la alcahuetería de la iglesia con estos poderes, por supuesto en perjuicio de la mayoría del pueblo de México.

Una de las causas mas evidentes de la disfunción de la política en México en los inicios del siglo XXI, es el imperio de la delincuencia organizada protegida por la impunidad resultante de la falta de autoridad y por la “autoridad” misma. Podrán seguir cayendo miles y miles de gatilleros menores, muchos de ellos inocentes, pero los verdaderos capos: “empresarios”, “financieros” y principalmente “políticos” que son las cabezas mas altas, cuando menos en México hasta ahora, a mediados del 2013, no ha caída uno sola.

 

Antonio Fuentes Flores

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *