Nueva LEY de AMPARO

El derecho mexicano se basa en el derecho romano, el producto más evidente y trascendente de la cultura romana, desarrollado desde sus inicios en 753 a.C., desde las primitivas regulaciones pre-cívicas de los pueblos del Lacio, hasta el código de Justiniano, quien fue el compilador de todo este trabajo realizado a lo lago de 1,318 años.

En México hasta hoy, junio de 2013, se registra un atraso considerable en el proceso legislativo, necesario para lograr el Estado de derecho que nos lleve al “el imperio de la ley”, que es la única forma para que los mexicanos logremos una convivencia ordenada  y pacifica, en donde las garantías individuales, los derechos humanos, las personas y sus bienes; estén protegidos por la ley para lograr justicia para todos y no solo para quienes pueden comprarla, con dinero o con influencias.

En aquellos pueblos en los que no se da el imperio de la ley; la autoridad arbitraria, lejos de servir a su pueblo se sirve de él; para el beneficio de una minoría,  esclavizando a la mayoría. La vigencia del  imperio de la ley es lo que inspiró en el “Estado moderno”; el principio que establece; “el gobierno de las leyes y no de los hombres”.

En el régimen de Ernesto Zedillo (1994-2000) se inició una importante actualización y adecuación del sistema judicial mexicano con reformas substanciales como; el Consejo de la Judicatura, la Reforma Electoral, con la autonomía del IFE y el TEPJF,  la reestructuración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación etc.. Lamentablemente este proceso de actualización necesario y urgente para nuestro sistema judicial mexicano, no tuvo continuidad en las administraciones que siguieron.

Recientemente, el 1 de abril de 2013 nos enteramos de la promulgación de la “Ley de Amparo”, uno de los instrumentos mas valiosos del sistema jurídico mexicano para proteger a las personas de los actos de la Autoridad. El Juicio de Amparo, ahora actualizado, es auténticamente mexicano y casi tan antiguo como la república misma (surgió en 1841).

Esta nueva Ley de Amparo tiene innovaciones y aportaciones que desde hace mucho tiempo eran necesarias y que algunos juristas mexicanos especialistas en la materia habían propuesto; tales como:

La sentencia de amparo, que ahora amplía su efectividad con la “Declaratoria general de inconstitucionalidad de la norma”, ahora la sentencia no solo beneficia al que la promueve; sino también a toda aquella persona que estaba siendo afectada por la misma norma.

la ampliación de la protección no sólo al interés jurídico, tutelado por el orden normativo, sino ahora también al derecho subjetivo. “Se otorga la calidad de parte agraviada a quienes tengan un interés legitimo y no necesariamente jurídico”.

Al concepto de garantías individuales; se amplia el concepto de los derechos humanos, y derechos humanos protegidos, previstos en la Constitución y los tratados internacionales.

Se autoriza al juzgador  a conceder la suspensión del acto reclamado que violenta los derechos humanos si él considera que la negativa de la suspensión pudiera causar mayor afectación al interés social.

Con el objeto de evitar que los juicios se alarguen indebidamente, establece disposiciones que restringen esa posibilidad, arbitraria e injusta, por medio de nuevas reglas para las instituciones.

Se crea el Pleno de Circuito, para que las contradicciones al interior del mismo puedan ser resueltas ahí, a través de estos plenos. Otra muestra de actualización es la posibilidad, prevista en la ley, para promover los amparos por vía de Internet y firma electrónica.

Aunque está considerada la promoción conjunta de la demandas y la concentración de juicios de amparo; la figura del amparo colectivo no está todavía previsto en la ley. Y por otro lado se libera al Presidente de la Republica por el incumplimiento de las ejecutorias de amparo.

Todo lo que hagamos para consolidar el “Imperio de la Ley” en México, nos acercará cada vez mas hacia el “Estado de Derecho”. Sin embargo, será imperativo que se dé la voluntad política de hacer cumplir la ley.

Antonio Fuentes Flores

 

 

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *