QUÉ ES LA BURGUESÍA

La burguesía surge en la edad media, integrada por los comerciantes y artesanos que una vez adinerados, se emanciparon de los señores feudales. Su nombre deriva de “burgo” que era una especie de recinto amurallado o protegido, separado de los demás, que en un principio construían en el feudo los señores feudales, para proteger y controlar la actividad comercial y artesanal de estas personas.

La burguesía creció y pronto se convirtió en un nuevo e importante estrato social, de personas muy hábiles para los negocios y para generar riqueza, muchas veces sin importar los medios, ni los procedimientos éticos. Pero con una visión única para el comercio que se intensificó con las cruzadas, lo que reactivó la acción artesanal y comercial en toda Europa, dando origen a una nueva clase social que a partir de ahí tendría una actividad trascendente en el manejo del poder económico y político. En este ultimo aspecto del poder, lo hacia, por lo general, en forma muy reservada, prudente y muchas veces oculta. Aunque eran religiosos por lo general, su religión no intervenía en sus negocios si era para limitarlos.

La filosofía de la burguesía estaba inspirada por un espíritu pragmático que tenia por objeto la generación de rentabilidad económica, traducida a monedas (capital) en cada una de sus actividades. Su ideología era el afán de lucro individual y sus instrumentos la propiedad privada de los bienes de producción, y comercio y el uso de la mano de obra de personal asalariado y en un principio la explotación de esclavos. Con la revolución industrial de los siglos XVIII y XIX y por una visión pragmática deshumanizada, la explotación del hombre por el hombre se pone en evidencia con la participación de los niños en la producción, en contradicción con los nuevos instrumentos que significaban la maquinaria industrial y el vapor como energético que debería facilitar la producción. Sin embargo esto la burguesía no lo veía, sólo le importaba la mayor actividad y la mayor rentabilidad y ganancia para el industrial y el comerciante: para el burgués.

A mediados del siglo XIX el manifiesto comunista de Karl Marx y Engels convocaba a la unión a todos los trabajadores del mundo para su defensa. Esto dio origen a una toma de conciencia sobre la injusticia que significaba la explotación del hombre por el hombre y a entender que el progreso debe beneficiar a todos y no solo a quienes son los dueños del capital. Surgiendo en ese entonces el movimiento socialista en defensa de los trabajadores y sus familias y a dejar claro que no solo importa el desarrollo económico individual, sino también el desarrollo social de las comunidades con justicia y calidad de vida para todos.

Antonio Fuentes Flores

 

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *