Cómo cambió China en 30 años

Una visión de China como era en 1977 Y como cambió en el (2007)

En 1976 le tocó a México la responsabilidad de organizar el XIII Congreso Mundial de la Unión Internacional de Arquitectos (UIA), que seria realizado en octubre de 1978 en la Ciudad de México DF. Siendo yo el responsable principal de la organización del evento, recibía en ese entonces múltiples requerimientos y recomendaciones, una de ellas, muy importante, era la solicitud de la UIA, manejada por los franceses, para que México hiciera el último intento a fin de lograr la participación de China en el Congreso Mundial.

Decían los franceses y demás directivos de la UIA, “no podemos llamar a un congreso mundial en donde no están representados más de 800 millones de personas”, que era entonces la población de China. Ellos tenían ya varios congresos (se realizan cada cuatro años) en que no participaban y habían sido tajantes en su respuesta con la UIA: “Nosotros no estamos dispuestos a perder el tiempo y no lo vamos hacer”. China tenia serios cuestionamientos hacia la UIA y sus congresos mundiales, “Son reuniones de elogios mutuos en donde prevalece la forma sobre la esencia y no vemos ninguna razón que justifique la presencia de China en este tipo de eventos”.

China tenía razón y yo mismo estaba de acuerdo con sus cuestionamientos, no solo sobre la prevalencia de la forma sobre la esencia, sino también, y congruente con lo anterior, sobre la ya tradicional improvisación que solían hacer los ponentes oficiales, (“Conferencias Magistrales”) sobre los temas expuestos bajo su responsabilidad en los Congresos. Por esta razón propuse que el tema general de nuestro Congreso fuera “Arquitectura y Desarrollo Nacional”, para analizar cómo, la edificación de la arquitectura, el urbanismo, el diseño y la planificación urbana y regional, estaban contribuyendo o no; al desarrollo de los pueblos. Y propuse que los ponentes, personalidades del mas alto nivel, convocados e invitados con dos años de anticipación, viniesen a México un año antes con gastos pagados por nosotros, y trajeran sus trabajos o cuando menos los enviaran con esa anticipación para ser revisados y comentados por un grupo especial de expertos internacionales, antes de ser presentados en el Congreso mismo, respetando escrupulosamente su contenido. El objetivo era simplemente; evitar improvisaciones.

Con este cambio en el enfoque del Congreso y con motivo de una reunión internacional de la UIA, a celebrarse en Kuala Lumpur Malasia en 1977, a la que yo debía asistir, solicite al Embajador de China en México la posibilidad de pasarme a Pekín(así le llamábamos a Beijing la capital de China), acompañado de una delegación de arquitectos mexicanos, para tener la oportunidad de plantear el nuevo enfoque en el Congreso, a los arquitectos de China, con el objeto de convencerlos e invitarlos a participar en el mismo. El Embajador nos dijo que comunicaría la solicitud al gobierno de la Republica Popular China y que tan luego como tuviera respuesta nos lo haría saber. Pasaban los días, las semanas incluso los meses y se acercaba fatalmente la fecha de la reunión en Kuala Lumpur y la respuesta no llegaba. Por fin, llegó positiva la contestación del gobierno de China, con la invitación para que una delegación de arquitectos mexicanos los visitáramos en su Capital en la fecha propuesta por nosotros, durante una estancia de cinco días completos con cinco noches de hotel, todo pagado por ellos.

La visita a Pekín

En junio de 1977 asistimos a Pekín para atender la invitación de los arquitectos de China y sostener pláticas con ellos durante cinco días. Llegamos procedentes de Tokio, en un vuelo de Japan Airlines. El aeropuerto de la capital de China era muy modesto, su flota aérea comercial estaba compuesta básicamente por unos cuantos aviones tipo DC9 fabricados por la Unión Soviética (Tu 134A) y vendidos a China, y algunos Tupolev TU-154, también de origen soviético. El desembarco y el abordaje a los aviones era al aire libre. El camino a la ciudad era por una carretera de doble sentido. Cuando llegamos a Pekín tuve la rara y agradable sensación de estar fuera del planeta, en otro mundo. Los automóviles eran sumamente escasos, y suponía que casi no había automóviles privados, solo unos cuantos como los cuatro que traía nuestra delegación acompañada por los dirigentes de los arquitectos de China. Lo que si había, eran bicicletas, un torrente conducidas diestramente por gente vestida en la misma forma y casi del mismo color, todos ordenada y disciplinadamente llenaban las amplias avenidas. La mayor parte de la edificación eran obras tradicionales de la arquitectura china, las relativamente nuevas eran a base de sistemas prefabricados, soviéticos, en muchas de ellas.

En ese tiempo existían solo dos hoteles de grandes habitaciones para recibir a los extranjeros, probablemente construidos por los ingleses, y había una sola tienda comercial para la venta al turismo en la que se aceptaban dólares estadounidenses y por supuesto el Yuan, la moneda local. Nosotros traíamos yuanes y en una tarde libre, salimos a comprar zapatos con suela de hule para visitar la gran muralla; al vernos la gente en la zapatería probando los zapatos nos hicieron rueda, muchos de ellos no habían visto, al menos recientemente, a un extranjero. Mas tarde, al visitar lo que podría equipararse a una tienda de departamentos me recordó la Comercial Sabinas de mi tío José María Aguirre, en Sabinas Coahuila; ahí había de todo, desde arados e implementos agrícolas hasta ropa, herramientas, pinturas, aparatos domésticos, lámparas de carburo etc. también se me hizo que el mismo retraso tecnológico que había en la provincia mexicana en la década de 1940, se estaba dando ahora en China, esto es, según mi apreciación, aparentemente China estaba en 1977, mas de treinta años atrasada con relación a México.

El Presidente Mao había muerto el año pasado, en 1976, habiendo sido sustituido por Hua Guofeng y en esa misma fecha China empezaba a abrirse al mundo continuando las platicas con los EU., a través del Presidente Nixon, que cuatro años antes había visitado China acompañado de Henry Kissinger. Era el primer presidente estadounidense que lo hacia, estrechando lazos con el Presidente Mao Zedong y Chou Enlai. Como resultado de esto, mas tarde, en 1979, se restablecieron las relaciones entre los dos países. Desgraciadamente el gran líder Chou Enlai también murió en 1976, antes que el presidente Mao. En 1977. Un mes después de nuestra visita, subió al poder como vicepresidente del Partido Comunista y como vice Primer Ministro, un gran líder perteneciente al equipo de Chou Enlai; Deng Xiaoping, quienes juntos estuvieron en contra de los excesos de la llamada “Revolución Cultural”; Deng Xiaoping, resulto ser, un líder con una gran imaginación y gran determinación para ejercer el poder en forma plena y llevar a China a un proceso de cambios radicales, trascendentales. Incluso estaba dispuesto, si era necesario, a no continuar el dogmatismo tradicional del pensamiento ideológico revolucionario. Todo tenia un objetivo prioritario; el mejoramiento de la calidad de vida de su pueblo. Deng Xiaoping sustituye a Hua Guofeng en 1980, e inicia con al plan de las cuatro modernizaciones: agricultura, ciencia, industria y defensa.

Cuando comenzamos las pláticas con los Arquitectos de China encabezados por su presidente Ho Kuang-tsien (un doctorado de la Universidad de Oxford), estas estaban programadas todos los días de 8 a.m. a 10 p.m., con el objeto de dejarnos tiempo suficiente para acompañarlos a diversos lugares de interés y conocer lo más posible lo que estaba pasando en China; en la primer sesión me di cuenta de que aunque eran muy amables, nunca íbamos a llegar a ninguna conclusión, porque me daba la impresión de que ellos no tenían el poder de decisión. Lo cual pude confirmar en la segunda sesión al otro día en el primer punto de la orden del día, y ante mi pregunta e insistencia para que se definiera quien era el ultimo eslabón en la toma de decisión para asistir al Congreso en México, se me contestó que era el Primer Viceministro encargado de la Construcción de China, (cargo equivalente a un Ministro), todo un personaje del nivel mas alto. Entonces les dije que deberíamos hablar con él, que yo quería hablar con él. a lo que me contestaron, un poco en forma festiva, que ellos también quisieran hablar con él y les gustaría mucho, pero que eso no era nada fácil.

La situación política estaba en plena efervescencia, se había apresado a la llamada Banda de los Cuatro, grupo radical de la Revolución Cultural (1960-1970) que pretendía tener derechos dinásticos en la sucesión del poder y había estado agitando peligrosamente el medio político, este grupo estaba compuesto por la tercera esposa de Mao, Jiang Qing y tres de sus secuaces: Wang Hongwen, Zhang Chuenqiao y Yao Wenyuan; además existían una serie de graves problemas que afectaban entonces a China. Sin embargo nosotros ya estábamos ahí, teníamos una misión que cumplir y nada que perder, así es que por lo tanto solicitamos a nuestros colegas, que transmitieran respetuosamente nuestra solicitud al propio Primer Viceministro, al mismo tiempo le solicité a nuestro Embajador, Eugenio Anguiano Roch que apoyara nuestra solicitud para que se siguiera tratando de un asunto hasta cierto punto oficial. En primer lugar tuvimos la enorme suerte de que el Primer Viceministro encargado de la Construcción de China, se encontrara en Pekín y por otro lado, para sorpresa de todos, no solo aceptó conversar con nosotros, sino que para esto nos invitaba al otro día a una cena en el famoso restaurante el Pato Laqueado de Pekín, desde esas fechas, exclusivo para invitados especiales.

Entrevista con el Primer Viceministro, encargado de la Construcción de China.

Indudablemente que las gentes valiosas lo reflejan en su sencillez, el Primer Viceministro era una de esas personas; corpulento de rostro amable y proceder cortes, vestido a la usanza de Mao, nos recibió en el prestigiado restaurante en un gran salón adjunto, con té, previo a la cena, para poder sostener ahí las platicas oficiales formales. Nos sentamos en forma de U, al centro el Primer Viceministro y yo, seguidos cada uno de los miembros de su delegación nacional, nuestro Embajador me explicó el procedimiento protocolario de la reunión, bastante simple, solo basado en que para hacer uso de la palabra, la persona tenían que solicitarlo a la cabeza de la delegación respectiva. Gente del gabinete del Presidente de México estaba con migo y no dejaban de estar como los caballos briosos listos a partir.

Al iniciar las platicas empecé reconociendo las razones de China para no asistir al Congreso de la UIA y le dije que México las compartía ampliamente, precisamente por eso habíamos hecho el cambio de enfoque y escogido un tema de gran trascendencia y seriedad, por lo que esperábamos contar con una delegación de China en el Congreso, el me contestó que China estaba pasando por muchos problemas, particularmente económicos y que la salida de personas al exterior tenia un costo en divisas que muchas veces no justificaba el gasto mientras otras prioridades quedaban pendientes. El uso de la palabra “gasto”, por el Primer Viceministro, me dio una idea, veía que se abría una posibilidad. La participación de China en el Congreso de México se podría considerar no tanto como un gasto, sino como una inversión, me atreví a afirmarlo enfáticamente, ya que China se estaba abriendo al mundo y entre muchas otras cosas necesita infraestructura turística, La ciudad de México, seguí, tiene una buena infraestructura turística y tendremos una Asamblea mundial también en Acapulco, puerto de fama internacional por su importancia turística. nosotros podríamos darles facilidades a la delegación de China para visitar los sitios de interés y tanto en la ciudad de México como en Acapulco y algunos otros sitios que fueran de su elección podrían obtener valiosa información. Además, termine diciendo, ahí tienen muy cerca también a los EU y Canadá.

Las pláticas oficiales terminaron amablemente pero sin obtener una respuesta concreta, sino únicamente la posibilidad de considerarlo nuevamente lo cual para nosotros ya era una ganancia. Pasamos a la cena que resulto ser exquisita con una gran variedad de platillos muchos de ellos a base del tradicional pato, al final de la cena que terminó con un enorme pescado, que en principio me dio pena porque creí que se iba quedar y lo único que quedó fue el esqueleto. El Primer Viceministro resultó ser un magnifico anfitrión de platica muy amena, finalmente pasamos a unos magníficos postres, frutas (Litchi chinensis)) y a la bebida a base de arroz con la que brindamos alegremente por nuestros dos países.

Posteriormente, de regreso en México, tuvimos que esperar mas de tres meses y cuando ya pensábamos que habíamos fracasado en nuestra misión en China, recibí un télex del Embajador de la Republica Popular de China en México en donde me comunicaba oficialmente, que una delegación de arquitectos compuesta por 8 miembros, incluyendo a la traductora, asistirían al Congreso de la UIA, encabezados por su Presidente Ho Kuang-tsien; su Vicepresidente Chiao Hsing-pei; the Professor, Head of the Department of Architecture of Tsing Hua University, Wu Liang-yung; Kung Te-shun, Deputy Chief Architect of Architectural Desing Institute, Academy of Building Research; Hsi Ching-ta, Head of Office, the Architectural Sociaty of China; Fang Po-yi Architect, Chief Dsigner of the Architectural Desing Institute of Peking; Fu Hsiu-yung Architect, Architectural Desing Institute, Academy of Building Research y Liu Ching-yen, Interpreter.

En el mismo télex me decían que aceptaban nuestro ofrecimiento. Esto último me desconcertó un poco porque no recordaba que en concreto les había ofrecido, hasta que caí en cuenta que se referían a las facilidades para conocer la infraestructura turística, lo cual cumplimos amplia y rigurosamente. En octubre de 1978 realizamos el XIII Congreso Mundial de la UIA, ahora si verdaderamente mundial, con la participación de más de 100 países y más de 6,400 participantes inscritos y pagados. ¿Por qué si era tan difícil tuvimos éxito en China? ¿Por qué fuimos recibidos por un personaje de la mas alta jerarquía? Todo esto me lo explico ahora (en el 2007) que he regresado a China después de 30 años.

A Grandes Males Grandes Remedios

Quisiera mencionar algunos otros antecedentes: Durante la década de 1970, cuando nosotros fuimos a China, el actual Presidente de China, Ho Jintao había estado en México en el área de Tijuana para estudiar el sistema de la Maquila. En ese tiempo China estaba precisamente planteándose que; con relación a todos sus problemas, que eran muchos y muy graves, la estrategia debería ser: “A grandes males Grandes Remedios” y se disponía para aprovechar el enorme potencial que significaba su gente; que si bien, en si era un problema por la enorme cantidad, la falta de trabajo, alimentación, salud, y educación adecuada, también significaba una gran oportunidad; su extenso territorio falto de la necesaria infraestructura; su tradición milenaria científica y cultural, que como diamante en bruto esperaba ser tallado con el objeto de adecuarlo y poder aprovecharlo para responder a la nueva circunstancia. Pero ellos lo visualizaron como lo que era en realidad, al igual que la enorme cantidad de su gente y el inmenso territorio que poseían, nunca lo vieron como un enorme problema, sino como un enorme potencial. Además China había experimentado ya un verdadero cambio radical, mediante un proceso revolucionario ya superado, que había llevado a sus líderes al poder en forma centralizada y habían podido terminar radicalmente con las estructuras viciadas anteriores, cambiando como corresponde en una verdadera revolución: a estructuras y dirigentes. Ahora ese enorme potencial se constituía en un reto y en una verdadera prueba para el nuevo sistema y sus dirigentes, toda vez que debería ser utilizado apropiadamente y al máximo, mediante el ejercicio pleno del poder para estar en condiciones de atacar radicalmente sus problemas. Por lo que los nuevos lideres de China no dudaron un solo momento y actuaron decidida y resueltamente para potenciar todos sus recursos con gran imaginación creativa e inteligencia y abandonando todo dogmatismo de la ideología revolucionaria, que les estorbara para lograr sus propósitos, orientados siempre a mejorar las condiciones de vida en China. Y en esto tuvieron la suficiente inteligencia para entender el entorno mundial, la tendencia a la globalización y la economía de mercado. Y lejos de considerarlo una amenaza, lo consideró como una gran oportunidad, única. A mi me parece que en esto utilizaron la filosofía del Jiujitsu, que aunque se desarrolló en Japón, como todas las artes marciales procede de China; aquí se utiliza la fuerza del contrario en beneficio propio, que es lo que esta haciendo China con los países desarrollados, no en forma burda sino diplomática, incluyente y sobre todo muy generosa y efectiva.

El sistema de Maquila lo implantó China sin tardanza, en la misma década de 1970, pero a diferencia de México, ellos de inmediato se dieron cuenta de que este sistema no los beneficiaba con productos a bajo costo para su mercado interno y fuera de ocupar gente (mal pagada), no significaba para ellos mayor beneficio y mucho menos les iba a servir como la palanca necesaria para lograr un desarrollo económico permanente a gran escala, como era su intención y su apremiante necesidad a satisfacer. Probablemente por estas fechas y paralelo a lo anterior; China ya trabajaba en un proyecto innovador de mucha mayor trascendencia y alcances. Los dirigentes chinos se planteaban lo siguiente: si existían dos modelos chinos exitosos como Singapur y Hong Kong, manejados por gente de la misma cultura que ellos, ¿porqué no utilizarlos de base para obtener un modelo hibrido para ser ensayado en China? Este fue el proyecto que los llevó a crear las Zonas Económicas Especiales (ZEE), que probablemente en un principio hayan sido concebidas como grandes parques industriales en calidad de Free Trade Zone. Pero, ya que los modelos tomados como base eran ciudades, decidieron que también las Zonas Económicas Especiales en China podían ser ciudades especializadas en procesamiento y comercialización de mercancías tanto para el comercio exterior como para ayudar a satisfacer las demandas del mercado interno, en calidad de zonas libres exentas del impuesto al comercio exterior y exentas también de los tramites aduaneros en la forma tradicional y por lo tanto, fuera del alcance de la legislación en materia aduanera y solo sujetas y protegidas por la nueva legislación en materia de Zonas Económicas Especiales. Esto las ha hecho que se conviertan en verdaderos centros de producción y logística de distribución comercial multimodal para el comercio exterior, como actualmente sucede precisamente con Singapur y Hong Kong, con la ventaja para China, de que estos nuevos centros le sirven de maravilla a su enorme mercado interior.

Shenzhen

Muy cerca de Hong Kong, a 40 Km. hacia el interior del continente en la provincia de Guangdong, se encontraba en 1979 una población de pescadores con menos de 300,000 habitantes, precisamente aquí y en esa fecha, China decidió iniciar las Zonas Económicas Espaciales. Si uno no lo ve, no lo cree; la pequeña población de pescadores en 28 años se ha convertido en una nueva ciudad con enormes y modernos edificios, con adecuada planeación urbana, en donde ahora existen miles de empresas que exportan anualmente decenas de miles de millones de dólares y surten al mercado interno de infinidad de productos a bajo costo, actualmente cuenta con una población similar a la de Singapur (casi cinco millones) y así como Shenzhen, tiene China ya muchas Zonas Económicas Especiales ubicadas estratégicamente y todas operando con un impresionante crecimiento económico, físico, y poblacional. ¿Arte de magia? No, decisión política enérgica, rompiendo paradigmas y jugándose el todo por el todo, aprovechando su propio potencial existente, la fuerza de los países desarrollados y su potencial económico y tecnológico con el único propósito de lograr el beneficio del pueblo de China y mejorar la calidad de vida de sus gentes.

Segundo viaje a China, una visión de la China de 2007

Transportados ahora en un flamante Boeing jumbo 747 de Air China, regresábamos esta vez a China a principios de noviembre 2007 procedentes de New York en vuelo directo de 13 horas, sobrevolando muy cerca del Polo Norte, a través de la península de Camchaca, Siberia, y Mongolia llegamos al anochecer del siguiente día al moderno gran aeropuerto de Beijing, ahora llegábamos a uno de los mas grandes y avanzados aeropuertos del mundo, listo para las Olimpiadas del 2008, muy diferente de aquel que habíamos conocido 30 años antes. La vez pasada me había acompañado mi esposa y ahora regresábamos juntos otra vez. En esta ocasión sentimos la enorme diferencia de viajar como un turista normal, sin nadie que vaya por ti al aeropuerto, como en la misión semioficial de la vez anterior, con intérpretes y automóviles oficiales; ahora tenias que arreglártelas con taxistas que no hablan sino su idioma, salimos del enorme aeropuerto por una autopista de cuatro carriles por lado, iluminada en todo el trayecto y con un camellón con bella jardinería muy bien cuidada, pasamos por casetas de peaje de auto pista, como las mejores de cualquier ciudad del mundo desarrollado, y nos adentramos a una ciudad de 16 millones de habitantes toda transformada, probablemente nueva en mas de un 70%, con multitud de edificios de viviendas de treinta pisos de altura (aprox.), edificios de oficinas y centros comerciales profusamente iluminados. Nos preocupaba que el taxista hubiera entendido bien el nombre y la dirección del hotel, que aunque tuvimos la precaución de dárselo por escrito y en chino mandarín, ahora en Beijing hay miles de hoteles y no había manera de comunicarnos con el taxista para saber nuestro ubicación y si estaba seguro de a done nos llevaba. Ahora no se veían bicicletas, tal vez por ser de noche y porque íbamos por vías de trafico rápido, después nos dimos cuenta que aunque todavía son utilizadas, han disminuido considerablemente habiéndose reducido a un 10% y siendo substituidas por los vehículos automotores y también por pequeñas motocicletas eléctricas. Después de 45 minutos de recorrer Beijing de noche por vías de rápida velocidad, llegamos a nuestro hotel y aunque ya no era necesario, utilicé un recurso que no sabia si me iba servir, mi teléfono celular que funcionó a la perfección; en toda China existe gran cobertura con señal máxima, y me pude comunicar de inmediato con Luís Lojero Director del Instituto Asia Pacifico del ITESM, con quien al otro día tendría un desayuno.

En este segundo viaje recorreríamos gran parte de China, visitamos varias importantes ciudades ubicadas en uno de los territorios mas significativos de China, con una extensión aproximada de tres millones de Km2; hicimos cinco vuelos internos en tres diferentes líneas aéreas chinas además de Air China, todas integradas con flotillas nuevas de grandes aviones Boeing, llegando a aeropuertos de primer mundo con magnifico diseño, alta tecnología y belleza; atravesamos 800 Km. por tierra en Autocar por los campos de China en el valle del Yangtzé y regiones aledañas, por magnificas autopistas, en todo el trayecto se observaba gente trabajando en el campo, de tal manera que no se veía por ningún lado, a pesar de lo extenso del recorrido, lugares sin actividad y sin mejoras e instalaciones agrícolas o caseríos; realizamos una interesante travesía de cinco días por el río Yangtzé, visitamos la que esta considerada como la presa mas grande del mundo, la de las “Tres Gargantas” iniciada por Mao Zedong como uno de sus grandes proyectos y subimos con el barco por sus enormes exclusas, que escalan tandas de cuatro barcos de pasajeros o de carga a la vez en cada exclusa, en forma silenciosa se cierran y abren las inmensas compuertas de acero y al agua fluye levantando las pesadas embarcaciones como por arte de magia, el único sonido fuerte que se escucha, de vez en cuando, es el silbato con el sonido retumbante característico de algún barco, anunciando al de adelante que empieza a avanzar, recorrimos mas de 500 Km. por el legendario río y durante el trayecto, después de la presa, observamos en las riberas del Yangtzé los niveles hasta donde llegará la inundación cuando el nivel suba los últimos 19 m. que le faltan, al mismo tiempo que se observan miles de apartamentos nuevos en donde están siendo reubicadas las familias afectadas; realizamos un viaje en Bote por el estuario del Zhu Jiang desde Cantón a Hong Kong; un recorrido por ferrocarril de Hong Kong a Guangzhou pasando por Shenzhen la impresionante primer Zona Económica Especial de China.

Visitamos importantes ciudades como; Xian (Xi’án), en donde está la tumba del primer emperador: Qin Shi Huang (210-209 a.C.) quien se hizo enterrar con una guardia de miles de guerreros de terracota y sus caballos en tamaño natural, él fue también el iniciador de la gran Muralla; llegamos a Chongqing sobre el río Yangtzé, rodeada de montañas, ciudad y región que concentran una gran población, predestinadas a concentrar un gran desarrollo por su ubicación estratégica, ésta fue la base del ejercito norteamericano en su alianza con China durante la Segunda guerra Mundial, remembranza de “los tigres voladores”; arribamos a Long Shen-Guilin, una de las regiones mas representativas de la pintura paisajista china con sus raras formaciones calizas semejantes a chimeneas volcánicas (en sus orígenes) y la neblina característica del paisaje; arribamos a Guangzhou-Cantón la importante capital de la región cantonesa, ciudad de característica cocina, gran actividad económica, profusa vegetación y diferente idioma, ya que el cantones es completamente diferente al mandarín; navegando llegamos a Hong Kong, situada en el delta del río Zhu Jiang, la gran metrópoli de enormes rascacielos y gran tradición comercial, en el campo del comercio exterior, con uno de los Metros mas modernos y avanzados del mundo y un espectacular juego de luces en sus grandes rascacielos todas las noches; de aquí nos trasladamos Hangzhou, casi el paraíso de los chinos por sus pintorescos lugares y esplendidos lagos y jardines y finalmente llegamos a la legendaria Shanghái, ciudad mas antigua que Roma, fundada en el 770 a.C. que cuanta ahora con una excelente planeación urbana, lo que le ha permitido una renovación y transformación impresionantes en los últimos treinta años y que junto con Hong Kong es uno de los baluartes del comercio exterior de China y pujante centro industrial y financiero.

¡Que gran diferencia!, en este segundo viaje pude darme cuenta que no es exagerado hablar de una nueva China, porque eso es exactamente lo que vimos, una transformación profunda y un cambio radical cuyo ejemplo tendrá gran influencia en los futuros cambios a nivel mundial. Lo que a algunos de los países desarrollados les ha tomado 100 años avanzar, China lo ha realizado en la tercera parte del tiempo y se puede decir que apenas esta comenzando. Tratare de señalar algunos factores que seguramente influyeron en el resultado logrado:

Primero, los lideres que sucedieron a Mao Zedong y a Chou Enlai y leales a este ultimo tuvieron una visión de largo plazo generosa y ambiciosa y la determinación indeclinable de sacar a su pueblo del atraso, la pobreza y recuperar la tradición y el liderazgo milenarios de una de las culturas mas antiguas, utilizando sus propios recursos subutilizados; como su gente, su extenso territorio su conocimiento científico y tecnológico, su filosofía, aprovechando la inercia favorable del entorno mundial y sus tendencias. Y sobre todo una mística de transformación profunda en gobernados y gobernantes para progresar con orden y disciplina.

Segundo, para lo anterior era determinante ejercer una decisión política firme con gran inteligencia y fuerte liderazgo. Esto no era fácil porque se podrá tener la voluntad y la inteligencia pero el liderazgo no se logra solo con proponérselo, es necesario un proceso de aceptación e identificación entre el pueblo y el gobernante, aunque se ejerza el gobierno mediante una dictadura. Afortunadamente desde finales de la revolución cultural con el liderazgo y la inteligente acción de Chou Enlai para volver “las aguas a sus cauces convenientes”, su grupo fue adquiriendo prestigio y poder, era un grupo de idealistas pero con los pies en la tierra y además honestos, que se ganó a pulso el liderazgo. Afortunadamente los actuales líderes de China tienen esas mismas características.

Tercero, superaron el gran trauma e injusticia causado por los extremistas de la revolución cultural; que tuvo como positivo enseñarlos a ejercer la libertad, convertida en muchos casos en libertinaje, y darse cuenta de como apenas subsistían los campesinos. Evitaron la adopción de un socialismo dogmático y autoritario que ya había fracasado en la Unión Soviética. Y sin apartarse de su propia filosofía adoptaron la economía de libre mercado porque era una realidad en el mundo actual, cuya tendencia en el mediano plazo consideraron que seguiría vigente por mucho tiempo. Sin embargo al establecer el libre mercado, tanto en lo interno como en lo externo, el Estado tuvo la precaución de manejar y utilizar las mismas reglas y mecánica del libre mercado para regularlo y así evitar al máximo la especulación y los monopolios a excepción de los del Estado, cuando estos fueran necesarios y convenientes para el pueblo.

Cuarto, estableció en su nueva Constitución Política y en sus reglamentos; reglas claras para dar seguridad a largo plazo, para crear nuevas empresas permanentes y atraer la inversión extranjera, adoptando su tecnología y capacitando en esas nuevas tecnologías a su gente. Y estableció la estrategia de las Zonas Económicas Especiales (ZEE) para dar mayor confianza, seguridad y estímulos a la empresa extranjera, que dentro de la logística del comercio internacional andaba en busca de seguridad, buena ubicación estratégica y suficiente mano de obra a precios competitivos.

Quinto, siguiendo con lo anterior adoptó y adecuó un capitalismo de Estado, manejando y estimulando su mercado interno con créditos blandos y suficientes para provocar una dinámica que estimulara el ahorro interno y el crecimiento. Y el mercado externo lo utilizo como palanca del desarrollo y fortalecimiento de su mercado interno, complementando así el capital que les hacia falta y atrayendo la tecnología necesaria, haciendo énfasis en las altas tecnologías, exportando al mundo infinidad de productos fabricados en China por una industria definitiva y permanente, tanto nacional como extranjera, utilizando los excedentes en la producción y algunos productos específicos para estimular y alimentar su mercado interno con productos a bajo costo, de tal manera que si bien los salarios en China siguen siendo bajos, el poder adquisitivo de la gente con esos salarios, que ya no son tan bajos, es mayor.

Sexto, estableció la propiedad privada para motivar al máximo la acción económica de la gente y solucionó grandes problemas como por ejemplo el de la vivienda, ahora el Estado ya no proporciona la vivienda, cada quien la adquiere en donde quiera y en donde pueda, y sí pueden, porque hay trabajo y suficiente crédito a tasas bajas, tanto para desarrolladores como para adquirientes. En el campo también las comunas fueron asignadas a las familias que ya las tenían, yo no se si aquí también la propiedad puede enajenarse, lo que si se es que el agricultor tiene a su disposición suficiente tecnología, insumos y crédito para la producción y como el Estado es el que comercializa tiene cuotas básicas garantizadas en la venta de su producto, pudiendo recurrir también al mercado local con sus excedentes si así le conviene; lo que se ha traducido en una impresionante producción agrícola de gran calidad que consumen en su mayoría ellos mismos y que esta trasformando al campo a grandes pasos.

Séptimo, estableció una estrategia de gasto público muy inteligente y en congruencia con todos sus propósitos de crecimiento y desarrollo para sus destinatarios finales: el pueblo de China y su resurgimiento como Estado moderno. Para esto hicieron grandes inversiones en; infraestructura de comunicaciones y transporte; en energía; en ciencia y tecnología; modernización de la agricultura; modernización de la industria, haciendo énfasis en la alta tecnología, de una manera generosa creativa y agresiva en el buen sentido y como no se respondía a intereses creados, sino al interés de su pueblo entonces el éxito se dio y el pueblo es el primer beneficiado. y por ultimo se ha dado la modernización de sus sistemas de defensa nacional, ya que tradicionalmente China ha sido un pueblo agredido en toda su historia y no tanto un agresor.

El resultado esta a la vista de todos, han concretado su planeación estratégica, en base a las cuatro modernizaciones que se propusieron desde un principio los nuevos líderes: Modernización agrícola; industrial; cientifico-tecnologica y de defensa nacional.

Las principales empresas del mundo están en China, ahí se produce de todo. Y también se copia de todo, me parece que esto último lo permiten por dos razones: la primera, para poner a disposición del mercado interno los mismos productos o similares pero más baratos y segundo, para adquirir tecnología. China ha logrado su propósito; ha resurgido y su pueblo esta en mucho mejores condiciones. Y esto es importante porque mil trescientos millones de personas descontentas, deben ser un verdadero problema político.

Notas aclaratorias y complementarias:

La palabra Beijing substituyó a la palabra Pekín, para nombrar a la capital de China, esto sucedió Cuando en 1977, este país solicitó a la ONU la posibilidad de utilizar los caracteres del alfabeto latino en la escritura China, como sistema de ortografía fonética, llamado “Pinyin”, lo mismo sucedió con la palabra Mao Zedong sustituyendo a la de Mao Tse Tung. Este hecho, pienso que de humildad, ponía en evidencia cuan escrupulosamente, en el campo internacional, China estaba preparando su apertura al mundo y su transformación.

Las primeras manifestaciones de la cultura China surgen en la era del bronce con la dinastía Shang (1766 a.C.- 1027 a.C.) las ultimas dinastías fueron la dinastía Ming (1368- 1644) y la dinastía Qing que termina en 1912 con el establecimiento de la republica. Mas tarde, después de la capitulación del Japón en 1945, en 1947 se da la guerra civil entre el partido nacionalista encabezado por Chiang Kai-shek y el partido comunista de Mao Zedong, triunfando Mao Zedong y expulsando a Chiang Kai-shek del continente a una isla del sur de China de 36,000 K2, que los portugueses denominaron como “isla hermosa” (Formosa): Taiwán (protegido por los EU.). En estas condiciones se establece en China en 1949, la Republica Popular China, que el anticomunismo norteamericano, que iniciaba su ascenso recalcitrante con el paranoico Macartismo en la década de 1950; la estigmatizó despectivamente como “China comunista”.

Hay que recordar que para bien o para mal China es una dictadura. Si atendemos el origen de la dictadura, surgida paradójicamente durante los inicios de la republica romana, esta magistratura fue legalmente creada para bien del Estado romano y ante una amenaza inminente, porque entonces se podría ejercer el poder omnímodo a fin de conjurar cualquier peligro para el Estado. Hasta ahora y en términos generales y de acuerdo a los últimos resultados, en China el poder se ha ejercido para bien de su pueblo. Aunque todavía para muchos, esté restrinja la libertad de viajar al exterior. La renovación de los dirigentes del gobierno se decide por la Asamblea Popular nacional y se da cada 10 años para el dirigente principal, en este caso Ho Jintao que asumió el poder supremo en el 2002, lo deberá entregar en el 2012, al cumplir 70 años, como edad máxima.

Actualmente existen algunos impuestos para ejercer algún control, pondré dos ejemplos: los matrimonios chinos que quieran tener más de un hijo pagaran un alto impuesto por el segundo y así sucesivamente lo que da como resultado que la gran mayoría tenga un solo hijo; el impuesto al comprar un automóvil nuevo es casi inexistente pero al segundo año sube considerablemente y así sucesivamente, lo que controla los autos chatarra.

Es raro pero en las grandes ciudades, que son muchas, casi no se escuchan las “sirenas” de ambulancias o patrullas, no se si se deba a que por lo general todo mundo respeta las señales de transito y las velocidades máximas a las que es permitido circular, tanto en las vías rápidas como en las autopistas. En todo el recorrido por los cientos de kilómetros de las carreteras de China solo vi un camión pequeño detenido en la carretera (autopista) por una patrulla de policía. En las ciudades se observa copiosa vigilancia policíaca, (desarmada), y en muchos casos son mujeres. En muchas ciudades existen niveles altos de contaminación del aire y no es tanto por la industria, la mayor parte nueva y con equipo anticontaminante, ni por los automóviles en donde los autos viejos no llegan a ser problema, sino porque el sistema de combustible domestico que se utiliza es a base de cilindros de carbón comprimido, altamente contaminante. Por otro lado controlan al máximo el gasto por calefacción que es proporcionada generalmente en forma centralizada a edificios públicos y a hoteles entre otros, y no es sino hasta el 15 de noviembre que se da este servicio. Esto se deja sentir principalmente en los hoteles porque muchas veces el invierno se adelanta, sobre todo en el norte, y si el hotel no está bien aislado, hay que contar con unas buenas cobijas antes de esa fecha.

La nueva constitución establece la libertad religiosa y ahora se pueden observar las prácticas religiosas en innumerables templos de las diferentes religiones. Estos templos, sobre todo los antiguos y valiosos arquitectónica e históricamente, están siendo sujetos a un importante trabajo de restauración, pintados con los colores originales y muchas veces utilizando las antiguas técnicas constructivas. Esta actividad que también abarca los edificios públicos y patrimoniales, se ha visto estimulada por la celebración de los Juegos Olímpicos cuya sede es Beijing en agosto del 2008, sin embargo la actividad se realiza en toda China.

Una característica de las empresas en China es que tal vez como una medida de seguridad y de estrategia para el éxito, muchas de ellas tienen como socio al Estado chino quien por interés propio evitaría a la empresa, con su poder, cualquier amenaza grave cuya solución no dependiera de ella misma. Por otro lado el Capitalismo de Estado ejercido por el gobierno chino hace que el capital fluya con facilidad y a bajo costo, a todos los inversionistas grandes y pequeños, con actividades prioritarias, así como a los consumidores, esto es fundamental para un sistema capitalista sea eficiente. Lo que paradójicamente se da cada vez menos en los viejos sistemas capitalistas en la actualidad, por la especulación con el capital y su concentración en pocas manos como vicio crónico e irresoluble en el capitalismo tradicional, que ha tenido como resultado: ya no “la Riqueza de las Naciones” como lo proclamaba Adam Smith, en su análisis sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones, en 1775, sino la desmedida riqueza a costa de los demás, lo que los ha convertido en los hechos, como los verdaderos dueños de las naciones.

Antonio Fuentes Flores

Monterrey NL diciembre del 2007

Print Friendly

4 pensamientos en “Cómo cambió China en 30 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *