CÓMO ERA EL MUNDO MAYA

La cultura del maíz, iniciada por los primeros pobladores de América en el Valle de Tehuacán y continuada por los olmecas, ya en forma sistemática, fue reforzada y continuada por los mayas. La infinita proliferación en el tiempo de la exquisita arquitectura de sus centros ceremoniales, con magníficos edificios hechos con piedra labrada, soberbiamente diseñados, urbanísticamente bien planificados e inteligentemente integrados al medio ambiente natural, dotados de una gran riqueza espacial y de una armonía que refleja belleza en sus conjuntos (durante más de 1,800 años) y en el espacio (más de 300,000 km2) (equivalente a la superficie de Italia); establece un precedente histórico único en América y el mundo. images-4 El urbanismo y la arquitectura Maya reflejan físicamente las características superiores de esta cultura que supo conjugar el conocimiento científico, la ciencia matemática, la astronomía, el conocimiento sensible en expresión de lo bello y su cosmogonía nacida tanto de la herencia cultural olmeca, zapoteca, y tolteca, así como de sus propias concepciones, producto de la observación científica de los fenómenos naturales y mediante el profundo conocimiento de la astronomía, (llegaron a calcular el mes lunar sinódico en 29.5 días) y su propia manera de interpretar la realidad. Esta civilización de gran expresión literaria como el Chilam Blam y el Popol Vuh, debió haber dominado además el arte de la política, de la guerra y de la administración de grandes territorios.

Calendario Maya

Los mayas desarrollaron el sistema de numeración vigesimal, aplicándolo a sus calendarios mediante ciclos astronómicos y rituales; ellos utilizaban dos tipos de calendarios: el solar, de 365 días de duración (haab), y el ritual, de 13 veintenas, (260 días) (tzolkin). Ambos calendarios se combinaban a través de la Rueda calendárica de 52 años que posteriormente daría lugar al ritual del Fuego nuevo que practicaban en su ceremonial los mexicas.

Uaxactún (en el Petén guatemalteco), es uno de los centros ceremoniales más antiguos de la cultura maya, se remonta a unos 200 años a.C. con una posible influencia de Monte Albán. En esta región del Petén, en Guatemala, proliferan los asentamientos y centros ceremoniales mayas, de los cuales se deriva tal vez uno de los más importantes: Tikal, que data de aproximadamente 250 años d.C. Aquí se desarrolla con el tiempo una soberbia arquitectura con una rica expresión urbanística que podemos apreciar actualmente en sus restos arqueológicos

Entre los años 500 y 900 d.C. es cuando se produce el florecimiento máximo de la cultura maya. El inicio ya como una cultura superior perfectamente estructurada, lo podemos situar entre 300 y 200 años a.C., ubicando simbólicamente su final en 1521, con la derrota del imperio mexica y el dominio por la conquista del imperio de Carlos I de Castilla. Debo señalar que en esta fecha se da el término de todas las culturas que prevalecían en Mesoamérica antes del arribo de los peninsulares, por el avasallamiento y la destrucción material y documental llevados a cabo por el conquistador como sistema, debido a sus prejuicios religiosos, que además exhibían como engañosa bandera y pretendida “justificación”. En el Chilam Blam de Maní hay una profecía sobre la llegada de los conquistadores: en las postrimerías del katún trece Ajaw “será arrollado el Itza y rodará Tancah, describiéndose a los extranjeros como ‘huéspedes barbados’ que vienen del oriente y en cuyas palabras ‘no hay verdad’[1].

recreacion-de-palenque-en-el-periodo-clasico1 

 

 

 

 

La cultura maya alcanzó arquitectónica y urbanísticamente una producción infinita de gran calidad; sus grandes centros ceremoniales y espléndidos templos construidos en piedra labrada, son restos que pueden admirarse en la actualidad además de Tikal, en Palenque, Uxmal, Chichén-Itzá y Tulum , entre muchos otros. Existen cientos de sitios arqueológicos más, aún inexplorados. El juego de pelota, los espléndidos espacios exteriores de gran armonía con templos y edificios, el empleo científico de la astronomía y de la numeración que utiliza el concepto del cero [2]. Todo esto hace de los mayas una de las civilizaciones más sofisticadas de la antigüedad. En la cuenca del río Usumacinta encontramos ciudades como Piedras Negras, Yaxchilán, cuya edificación aprovecha los accidentes del terreno para crear una sucesión de explanadas y acrópolis. Palenque, a 100 Km. de Yaxchilán, tiene un emplazamiento excepcional, situado en las primeras estribaciones de la Sierra de Chiapas, desde donde se dominan las ricas tierras de Tabasco, también cultivadas por los mayas.imgres

En Palenque como en Izapa, Chiapas, en lugar de estelas se tienen lápidas esculpidas cuidadosamente en alto relieve. Una de estas lápidas, de belleza y simbolismo excepcional, es la cruz de Palenque la tapa del sarcófago del Templo de las Inscripciones.[3] Esta lápida es un bloque sólido de 3.79 m de largo por 2.20 de ancho y 25 cm de espesor. Representa al rey Pacal (que es quien estaba dentro del sarcófago) después de su muerte y paso por los tres mundos de los mayas (inframundo, mundo de los vivos y mundo superior o firmamento). Es una lápida ricamente labrada, rematada por un pájaro-serpiente, con un árbol de Ceiba en forma de cruz, aderezado en sus extremos por los crótalos de la serpiente tradicional y característica de la mitología mesoamericana.

images-1

En el mundo maya existe una proliferación importante de templos y mausoleos como el de las Inscripciones. Paul Geandrop[4] nos dice: “aquí es donde se da una revolución en la arquitectura maya, la concepción de un tipo de edificios de doble crujía.” El arte maya presenta varias corrientes estilísticas; podríamos mencionar la de Puuc, con edificios flanqueados por columnas y sus fachadas con mascarones la del Río Bec y la de los Chenes, con esplendidas fachadas labradas en sus edificios, lo cual le da una gran variedad de expresiones a la cultura maya y demuestra una cierta sofisticación y refinamiento en su arquitectura y desarrollo urbano, sobre todo en sus centros ceremoniales. Algunos de ellos como Etzná, Labná y Kabáh son ejemplo de ello. Éste último posee un gran arco carente de adornos situado a la orilla de la ciudad para marcar el paso al sacabe o calzada que une a Kabáh con Uxmal, que es otro centro con edificios de espléndida arquitectura, entre ellos, el impresionante Cuadrángulo de las Monjas, o la Pirámide del Adivino. Aquí existe una sensación de mesura y orden propia del estilo Puuc, no carente de cierta exuberancia.

Unknown

Dentro del proceso simbiótico de alimentación y retroalimentación que se dio entre las diferentes civilizaciones mesoamericanas en el siglo XI de nuestra era, la cultura maya recibe los nuevos alientos de otra casi en extinción, la tolteca, cuya impronta ha quedado plasmada en la gran Chichén-Itzá, con infinidad de templos y edificios como el Templo de Kukulkán, en donde se encuentra el sello mágico del Quetzalcóatl agonizante y redivivo y el jaguar en forma de trono.images-5 Aquí encontramos también la deidad tolteca llamada Chac Mool. La exuberante arquitectura de Chichén Itzá, con el Templo de las Mil Columnas, similar al de Tula, el magnífico juego de pelota, la orientación de la pirámide de Kukulkán, para lograr el efecto visual de descenso de la serpiente a través de las sombras proyectadas sobre las alfardas de la escalinata durante los equinoccios, principalmente el de primavera, la estructuración urbana y la exaltación de sus edificios en el marco de la selva yucateca, con la inconfundible impronta tolteca, nos plantea enigmas indescifrables. La antigua Chichén–Itzá, con influencia del Río Bec, Chenes y Puuc, imprime un renacimiento con la venida de los itzaes y se establece un nuevo estilo maya-tolteca único, que se distingue de la tradición arquitectónica maya anterior.

images-3Mayapán, en la parte septentrional de la Península de Yucatán, sigue reteniendo el control político hasta 1460 y representa la decadencia de la cultura maya. Sin embargo, dentro de esta decadencia, como dice Paul Geandrop, se da un ejemplo brillante y alegre, tal vez por su medio ambiente y el Mar Caribe; Tulum fue un importante puerto comercial maya en el Caribe y probablemente uno de los primeros vestigios de la cultura maya vistos por los españoles en 1518 en la expedición de Grijalva: “Tulum representa una silueta alegre y se organiza en un conjunto armonioso que la selva rodea en tres de sus costados, mientras que en el cuarto son bañados sus acantilados por las aguas color turquesa del Mar Caribe”, con playas de blancas arenas, pobladas de hermosas palmeras que al ritmo del paso del viento arrullan a este bello conjunto. search

El próximo miércoles regresaremos en el tiempo y cambiaremos al espacio europeo, para situarnos esta vez en el extremo oriental de Europa colindante con el Asia Menor. Aquí observaremos brevemente a Grecia, donde se originó el pensamiento filosófico y científico desde antes que los grandes pensadores caracterizaran a la primera gran cultura europea, la griega que, junto a la romana, definiría y representaría a su vez a la futura cultura occidental y sus instituciones políticas con gran influencia en España y por lo tanto en la mexicana..

[1] INAH, CALENDARIO MAYA, Colección lo Esencial, ARQUEOLOGIA

[2] Aunque es importante hacer notar que la numeración maya no es posicional como la arábiga que a su vez procede de la hindú, donde surge el cero como nosotros lo conocemos.

[3] Actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

[4] Paul Geandrop, Quince ciudades mayas (México: UNAM, 1984)

Textos tomados del Ensayo: “Mexico y su Realidad” 3a Edición de Antonio Fuentes Flores

https://www.amazon.com/author/antoniofuentesf

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *