CÓMO FUE EL GOBIERNO EN MÉXICO DE FCH

images-6

Era un día soleado, fresco, agradable, ese 1 de diciembre del 2006 en la ciudad de México. Sin embargo contrastaba con lo que estaba pasando. Eran las 10 de la mañana y para llegar al Congreso había que salvar barricadas y caminos bloqueados, que conducían a la Cámara de Diputados en donde estaba reunido el Congreso. Después de haberse logrado un acuerdo previo entre el PAN y el PRI, para tener el quórum necesario que le diera validez a la Sesión Solemne, (mediante el usual alto costo político correspondiente); tomó posesión Felipe Calderón Hinojosa como “Presidente Constitucional” de Los Estados Unidos Mexicanos. Esto se pudo hacer después de una vergonzosa disputa cuerpo a cuerpo entre diputados del PAN y del PRD, por la toma de la tribuna, durante más de 48 horas con treguas de por medio, una verdadera lucha libre campal casi sin “límite de tiempo” y dándose hasta con las curules. Esto demostraba, que estos diputados sí eran realmente poseedores, cundo menos de alguna aptitud. El acceso de Calderón y acompañantes fue posible por la previsión del Estado Mayor Presidencial, que, como es lo usual en estos casos, por razones de seguridad, había bloqueado oportunamente los pasillos traseros a la tribuna de la presidencia del Congreso y el acceso a ellos. Lo que permitió que pasara por aquí Calderón y acompañantes, apresuradamente aunque no lo aparentaran, para sólo rendir la protesta de rigor y retirarse con la pena del espectáculo que se daba a los invitados especiales, a la nación y a una buena parte del mundo a través de los medios informativos.images-9 Durante el brevísimo tiempo de esta singular toma de posesión, entre otras cosas menores, se dio una situación ridícula, en la cual Calderón se salvó de que Fox (quien seguramente traía instrucciones precisas) fuera quien le impusiera la banda presidencial, como aparentemente pretendía hacerlo Vicente Fox, de acuerdo a lo que se pudo observar por la televisión; Calderón al darse cuenta, sorprendido reacciona, casi le da la espalda a Fox, y, con discreción le solicita el pronto auxilio al diputado Jorge Zermeño, Presidente de la mesa directiva, por lo que éste le pide a Fox la banda presidencial y finalmente Calderón se la colocó él mismo, retirándose precipitadamente del recinto.

El nuevo presidente, sin pensarlo mucho, por su actitud soberbia de siempre, no podía permitir que se le viera en esas condiciones y se dispuso de inmediato, en forma atropellada, a cumplir dos objetivos que el sentía urgentes para demostrar ante la opinión publica que él no era, de ninguna manera, un presidente débil; el primer objetivo era quitar la sensación de vacío de poder que la misma toma de posesión había hecho evidente; para esto tuvo que apoyarse en el ejercito, por lo que decidió asumir de inmediato la “Comandancia Suprema de las fuerzas armadas” establecida en la Constitución para el jefe del ejecutivo. images-10Y para justificarlo lo encausó de inmediato en contra del narcotráfico. Sin embargo y por lo apresurado, esto lo hizo sin ninguna estrategia, que no la tendría ni en ese momento, ni después, lo cual traería graves consecuencias. Y el segundo objetivo fue cumplir de inmediato los compromisos que según él tenía con los que los que lo habían llevado al poder; quienes lo había hecho ganar las elecciones “aiga sido como aiga sido” (según su propia expresión), para conservarlos como sus aliados “incondicionales” reforzando con esto a la burocracia corrupta y apoyándose en ella. Una de tantas evidencias a este respecto fue haber considerado que los servicios prestados por Elba Esther Gordillo fueron enormes y definitivos para su elección; por lo que no solamente no le pidió cuentas, ni le quitó lo que indebidamente le había concedido Fox y que a costa del erario disfrutaba ella y sus allegados, sino que ahora también, mediante la adopción de una actitud patrimonialista, en forma indebida, (muy característica del SPM), pensando que también esto reforzaría su poder; le vuelve a otorgar a ella, a través de sus “hijos putativos”, un enorme poder y un cúmulo de prebendas y privilegios, como pago por sus “servicios”; por esta “razón” se le dio en usufructo bienes de la nación que tenían un fin superior muy distinto al que ahora ellos les iban a dar, y que utilizarían con absoluta “manga ancha” para su beneficio y el de sus allegados, incluyendo a sus familiares. En estas condiciones el equipo de la “maestra” recibía otra vez el ISSSTE, cuya dirección se le dio a Miguel Ángel Yunes, quien ya había sido premiado también por el Gobierno de Fox con la Subsecretaria de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Seguridad Pública; también se le volvió a dar la Lotería Nacional, en la cual puso al frente a Francisco Yáñez Herrera, quien había sido antes delegado sindical del FOVISSSTE, beneficiándose con el control de miles de créditos para las viviendas; también se agregó ahora, al feudo; parte de la Secretaría de Educación Pública por medio de la Subsecretaría de Educación Básica, que controla algo tan valioso y delicado como es la educación primaria y secundaria, la educación de los niños y de los jóvenes mexicanos, exhibiendo con esto un total desprecio para la educación; ahí se designó al yerno de doña Elba Esther, Fernando Gonzales Sánchez, que había sido miembro del Consejo del ISSSTE; se designó a Luis Ignacio Sánchez Gómez, otra gente de confianza de la señora, nada menos que como Administrador General de Servicios Educativos en el DF, el encargado de manejar los recursos para la educación en la Ciudad de México; como Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública se nombró a Roberto Campa Cifrián, ex-candidato a la Presidencia por el partido PANAL. Y para dirigir este partido, propiedad exclusiva de la señora, ella designó a Tomas Ruiz, a quien antes tenía encargado de la Lotería Nacional. Fox nunca ejerció realmente el poder y ahora Calderón se veía ejerciendo un poder extremo, muy puntual, en el caso del combate desproporcionado y desorganizado al narcotráfico, y para seguir pagando con creces la cuota de poder a la lideresa del SNTE y sus ramificaciones mafiosas en el sector publico. Visto de esta manera se ejerció de inmediato el poder, para mal de la nación, que vio con horror aumentada su inseguridad y afectados sus intereses.

images-12

Quedaba en evidencia que el pueblo en México no tiene representantes porque los diputados que son los que legalmente deben representarlo, y que debieron haber cuestionado el inicio errado de Calderón, solo representan a sus partidos y por lo tanto nadie se opuso y menos los del PAN, el partido de Calderón. En esta forma, el botín entregado a las mafias, al super consejero heredado de Fox y a los “asesores del presidente”; resulta totalmente inadmisible; solamente las cantidades de dinero que ha manejado el grupo encabezado por esta señora Elba Esther Gordillo, es verdaderamente increíble; el presupuesto del ISSSTE (aumentado en un 21.48%) para el presupuesto del 2010 ascendía a 112,488,700,000.00 un poco más de ciento doce mil cuatrocientos ochenta y ocho millones de pesos, para sólo considerar un ejemplo de los múltiples organismos que controlaba. Pero además lo hacían la señora y sus allegados; contando con el regocijo y beneplácito de Calderón, un claro ejemplo de esto se dio al inicio de la segunda mitad de su mandato; en la celebración del 50 aniversario del ISSSTE al cual asistió el Presidente, y en un ambiente de “gran camaradería”, según los asistentes y la prensa, estaba tan divertido el primer mandatario que; recordando un poco a Fox por su trivialidad, no se aguantó, y cuando Miguel Ángel Yunes, director del organismo por obra y gracia de María Esther Gordillo, iba a apagar las velas del pastel, y ante el grito de ¡moordida!, ¡moordida!, cuando se inclino para soplar, Calderón, actuando como un escolar de primaria, le hundió la cara en el betún para el regocijo de la concurrencia y de él mismo “señor presidente” .

 Calderón, se puso en evidencia como rehén de toda esta mafia. La entrega misma del poder en pago a Elba Esther Gordillo es un reconocimiento tácito de los servicios electorales realizados por la lideresa y sus gentes, que ponían en serio cuestionamiento la certeza del triunfo limpio de Felipe Calderón y lo que es peor; la existencia de la democracia en nuestro país. Estoy seguro; esto que pasó en México, a todos nos resulta por lo menos increíble. Si el Presidente iniciaba de esta manera su gestión; pagando compromisos a los que no estaba obligado, pero además habían sido actos ilegales y eran indebidos, por su naturaleza y porque el pago no solo era económico sino también en poder político y este costo fue con cargo del pueblo de México; el hecho afecta directamente su honestidad personal y su prestigio como gobernante. De esta manera estaba también afectando brutalmente a la educación de los mexicanos entregándola  una vez más como botín a delincuentes. Alguien, porque no creo que su partido tuviera conciencia de ello; le debió haber recordado que el único compromiso que tiene el Presidente de México y que está obligado a cumplir cabalmente sin dilación y con la mayor seriedad, es con la Nación, con el pueblo de México y con nadie más. Con actos como los antes descritos hizo exactamente lo contrario, traicionando al pueblo e incumpliendo su mandato, desde un principio, en forma irresponsable y deshonesta.

El “Presidente” Calderón no se dio cuenta que el poder en el sistema político mexicano, (SPM) que seguía tan vigente como antes gracias a Fox, ligeramente modificado, por ya no ser unipartidista; reside sólo en el Presidente de la República, que en México, por la cultura existente en el medio burocrático y en el medio oficial que lo rodea, solo tienen poder los que el Presidente quiere que lo tengan, y si lo tienen, es solo porque él es quien se los otorga. Que en ese medio se le rinde “honor” y pleitesía, incluso en forma servil, a quien lo tiene, pero lo tendrá sólo mientras que el Presidente así lo decida y lo alimente con él. Cuando menos en los primeros años de una administración, en el momento en que el Presidente de la Republica le quite el poder a una persona dentro del sistema, esta se desplomará irremediablemente, como un globo que ha sido pinchado, y será repudiada y vilipendiada aún por sus más allegados. Ningún Presidente puede ser rehén de nadie, toda vez que él es quien representa a la Nación y en teoría a sus mejores intereses y por lo tanto; en esa condición sería la Nación misma, el Estado mexicano el que queda como rehén de las mafias del poder, como hasta la fecha lo sigue siendo.

Los primeros pasos del Gobierno de Felipe Calderón fueron contradictorios y titubeantes, se podrían explicar por las circunstancias en que asumió el poder, pero esto no era justificable. En un principio se pensaba que había que darle tiempo, esperar a que tuviera pleno dominio de la situación, sin embargo pasó demasiado tiempo y no hubo ni el dominio ni el ejercicio pleno del poder ni la gobernabilidad necesaria, ni mucho menos el cambio esperado. Incluso en su administración se dio el vergonzoso caso del programa “Rápido y Furioso” permitiendo a los EU la introducción ilegal de armas a México; con la peregrina idea de que una vez que se cometiera los asesinatos con ellas y fueran decomisadas, entonces se podría descubrir así la ruta que siguieron estas armas sin importar a cuantos se asesinaba; una ridícula, estupida y asesina estrategia de los dos gobiernos. En donde los EU ponían las armas y México los muertos.

Tradicionalmente para el Presidente después del tercer año de gobierno empieza a declinar su poder, era de esperarse cuando menos que no fuera una continuación del paréntesis de Fox, sin embargo sí lo fue en muchos aspectos, solo matizado por un “estilo personal de gobernar” que ejerció iniciando por nombrar a un gabinete que dejaba mucho que desear. Manejó algunos comodines como Ernesto Cordero, (al final fue su candidato para sustituirlo), quien ocupó la Secretaría de Hacienda y SEDESOL, el instrumento propicio para conseguir y mantener clientelas electorales; a José Ángel Córdoba que ocupó la Secretaria de Salud, se le designó también para la Secretaría de Educación, en donde se entendió muy bien con la aliada del presidente Elba Esther Gordillo, sin modificar para nada la situación critica en ese campo, tanto para los profesores como para los educandos; a José Antonio Meade del PRI lo utilizó en las importantes secretarias de Energía y Hacienda; también del PRI fueron los secretarios de Comunicaciones y Transporte: Luis Téllez y Dionisio Pérez Jácome, con actuaciones nada brillantes, como Procurador General de la República tuvo por recomendación de Salinas a Eduardo Medina Mora. En su gabinete tuvo dos personas conflictivas, íntimamente ligadas a él: el Jefe de la oficina de la presidencia y luego secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, su amigo personal sin más méritos que su amistad y el secretario de seguridad publica Genaro García Luna, su gente de su confianza para la guerra contra el narco trafico, en la que había involucrado al ejercito. Estas eran gentes, que habían sido muy cuestionadas y no contaban con merecimientos suficientes que justificarán tan importantes nombramientos. Pareciera que en los nombramientos que hizo calderón respondían a demasiados compromisos y por el perfil de quienes designaba, daba la impresión de que no quería tampoco “sombra”.

Al final la desproporcionada, desorganizada y parcial tarea en contra de los narcotraficantes, que al principio tuvo un resultado positivo con la extradición de los 15 capos del narcotráfico hacia los EU., pero que dejó muchas interrogantes, tales como la ausencia inexplicable de un ataque frontal al lavado de dinero y a las instituciones financieras que lo propician; el ataque y castigo a las grandes cabezas de empresarios y políticos que presuntamente están inmiscuidos en la actividad; y lo que es más grave; la ausencia de una estrategia completa, integral, que nunca se vio y el saldo enorme de víctimas inocentes. Esta desproporcionada actividad no dejó espacio suficiente ni recursos para atacar algunos problemas críticos como; la enorme desigualdad social, ascendiendo el numero de pobres en México a 53,000,000 en su sexenio; el terrible problema insoluble de la calidad educativa, el analfabetismo y el secuestro sindical de esa actividad; el acabar con los privilegios fiscales y prebendas para el sector financiero y las grandes corporaciones empresariales: el acabar con las mafias sindicales en todos los sectores; eliminar el cabildeo en el congreso; continuar la reforma judicial pendiente desde la administración de Zedillo y reconstruir lo que deshizo Fox en el ámbito judicial; ir con todo en contra de los monopolios, por solo mencionar algunos problemas que nunca fueron tocados. Ya no digamos emprender algunos de los proyectos de largo plazo para aprovechar el potencial de México y parar evitar que se siga dando la migración de su gente.

En el Gobierno de Calderón, en pleno siglo XXI; el ciudadano común y corriente en México, se sintió constantemente temeroso, agobiado, acosado, explotado y robado por los bancos, la CFE, los recibos telefónicos y del gas, por la tenencia del automóvil, (para los que lo tienen, que son los menos), por los gobernadores que endeudaron y saquearon impunemente a sus estados, claramente con fines electorales para financiar la campaña del PRI, (EPN) para el 2012; por los concesionarios del gobierno para la prestación de “servicios” que en su gran mayoría se sirven del usuario explotándolo impunemente; por la explotación de sus recursos naturales y por la delincuencia organizada que tuvo secuestrados y extorcionados a pueblos y estados completos en toda la república y que además sostienen entre si una guerra feroz por los territorios con miles de víctimas inocentes, en donde toda esta violencia aparentemente es atizada por el SPM y quienes lo manejan, para propiciar la vuelta del PRI. Y todo esto acompañado de un profundo sentimiento de impotencia e indefensión para el ciudadano común y por la desesperanza que se siente por la ausencia de la autoridad y su corrupción, que sigue haciendo que impere la impunidad en nuestro país y que el Estado de derecho sea una quimera. Y el hecho que no se dieran la seguridad en lo personal y en los bienes de los ciudadanos; que eran las principales tareas y responsabilidad de su gobierno; todo esto denotaban una profunda frustración en el ciudadano. Uno de los síntomas del desgobierno y de la continua explotación de su pueblo; es que la migración de mexicanos hacia los EU., continua imparable.

images-9

Calderón como Fox se movió “como pez en el agua” dentro del sistema político mexicano (SPM), aceptándolo plenamente y alternando con singular alegría con todas las rémoras como los líderes sindicales corruptos y aprovechando sus “buenos oficios” para seguir controlando a los obreros y seguir pagándoles sueldos de miseria.

Resulta paradójico y contradictorio, que en un sistema capitalista como el nuestro, auspiciado también por el gobierno de FCH, el capital sea escaso y caro y que solo fluya a borbotones en algunos casos, como el de las tarjetas de crédito para el consumo, porque es lo que a los bancos les resulta más rentable. Y siga siendo escaso y caro también; porque a los bancos les conviene más que prestar, invertir en valores especulativos de más rentabilidad, por las enormes cantidades que les ingresan por concepto de depósitos de los usuarios, por las cuales, no solo no pagan nada, sino cobran comisiones. Y si a esto le sumamos los ingresos por concepto de lavado de dinero, así como los ingresos producto del envío que los migrantes hacen a sus familiares, y las comisiones que cobran por esto; entonces encontraremos porque los bancos extranjeros en México, son los más rentables en el mundo. Otra paradoja del capitalismo mexicano, es que a pesar de tanto problema, la economía en su dimensión macro siguiera creciendo, sin embargo esto se debió a varios factores tales como; los bajos salarios en la mano de obra en México (ahora más bajos que en China) que tienen como razón la atracción de la inversión extranjera para la producción, a costa de la miseria del trabajador.

Indudablemente el haber respetado el gobierno de Calderón la autonomía del Banco de México fue un factor positivo para evitar las crisis económicas sexenales que se dieron en gobiernos anteriores. Lo que es inaceptable es que el gobierno siga actuando en este campo y en muchos otros solo como espectador, o peor aún, validando la actuación de los atracadores. Otro campo es el de la proliferación de casas de apuestas por todo el territorio nacional, promocionado y estimulado en un principio por el Gobierno de Vicente Fox a través de Santiago Creel su Secretario de Gobernación. El gobierno de Calderón debió haber corregido estos y muchos otros errores de la administración anterior y sin embargo los ignoró dejándolos continuar. Calderón debió haber promovido y apoyado con decisión: la reforma del Estado como el antídoto jurídico preventivo para males futuros, pero no lo hizo, y se vio que no tenia la mínima intención de hacerlo.

Su equipo de gobierno en cuanto al personal clave y más cercano a él, dejo mucho que desear, no se entiende como a una persona sin mayores merecimientos ni cualidades sobresalientes positivas como Juan Camilo Mouriño y además con probidad en entredicho como funcionario público, se le haya dado el puesto de mayor responsabilidad después de la propia presidencia de la república. Y después de su muerte, lamentable como la de cualquier otra persona, se le de el trato de héroe nacional, habría que preguntarle a Calderón en base a qué, lo único que se le conoce son los trabajos nada limpios con instrumentos y personajes discutibles, para ganar la elección. Tampoco se explica cómo Calderón dejó la Secretaria de Seguridad Publica, encargada de la seguridad nacional, una de las primeras prioridades nacionales; en manos de Genaro García Luna, persona que ya había sido cuestionada en diversas ocasiones en el sexenio pasado como director de la AFI, por presuntamente proteger al Cartel de Sinaloa, y si los resultados en materia de seguridad nacional bajo su responsabilidad hubieran sido excelentes se podría entender el que no lo haya cambiado, pero no fe así; ahí está el caso de Florence Cassez.

images-7

Se dijo que Agustín Carstens fue contratado a fin de diseñar una estrategia para: crecer, crear empleos, se supone bien remunerados, y para abatir la pobreza. Lo que si se sabe es que ninguno de los propósitos se cumplió, si bien esto ha sido mayoritariamente por causas circunstanciales. Sin embargo estos objetivos si se cumplieron pero en forma negativa; en el 2009 México disminuyó su crecimiento económico en un 6.54%, el desempleo fue del 5.5% y los pobres aumentaron en 4.5 millones. Pareciera ser que a Carstens se le buscó más para quitar a Guillermo Ortiz del el Banco de México, quien había venido haciendo un trabajo de excelencia al frente del Banco Central desde la época de Zedillo, pero no admitía injerencias en su responsabilidad y defendía su autonomía para la salud financiera del país.

Contradictorio también fue el caso de la supuesta pandemia por el A (H1N1), la reacción enérgica del secretario de salud en grado extremo sin justificación clara y sin organización mínima, el proceder más que de inmediato, en forma precipitada, con relación a esta. Si bien se podría entender por el antecedente de las consecuencias de la influenza española (1918), pero daba la casualidad que la medicina y la ciencia médica y el conocimiento científico habían avanzado enormemente desde entonces, hace casi un siglo, por lo que no había razón para una reacción del gobierno tan desproporcionada y precipitada como se dio, parando la actividad y la economía en toda la república, perjudicando a millones de mexicanos, lo cual no hizo ningún otro país y además inútilmente porque el gobierno nunca estuvo preparado ni con la organización ni con la infraestructura para que lo anterior fuera efectivo si verdaderamente hubiese sido grave, pero además nunca se justificó. Lo que causo fue un daño de enormes proporciones en lo interno y en lo externo exhibió a México en el exterior como si fuera un “leprosorio”, desgració la actividad turística y la economía de muchos negocios. A tal grado fue, que en ese tiempo ningún país deseaba recibir mexicanos.

La sociedad mexicana vio, mayoritariamente, como un hecho positivo; que los más de 33, 500 millones de pesos que se tiraban cada año en el pozo sin fondo de Luz y Fuerza del Centro y el Sindicato Mexicano de Electricista exclusivo de esta empresa, que era una más de tantas rémoras con las que han cargado los mexicanos; ahora se tomara la decisión de liquidarla por ineficiente. Y habiendo liquidado a la mayoría de los trabajadores, algunos de los cuales fueron recontratados por la CFE, no se entiende por qué se toleró a la minoría disidente integrada por los principales usufructuarios, los exlíderes sindicales corruptos y sus incondicionales cautivos, permitiéndoles seguir disponiendo de un patrimonio que en todo caso seria de todos los ex trabajadores de la empresa, por ser su patrimonio y no del extinto sindicato, que al desaparecer la empresa también desaparece como tal. Y por qué el gobierno federal los toleró al grado de integrar una “comisión de notables”, que si no lo eran, ahora sí lo son, al prestarse a esa farsa de dialogo con quienes ahora no tienen, pero que además nunca tuvieron, una representación real, autentica y efectiva de los verdaderos trabajadores y sus legítimos intereses a quienes como al pueblo de la ciudad de México explotaron por muchos años.

Las relaciones exteriores del gobierno de Felipe Calderón se caracterizaron por el continuismo del sexenio anterior y la mediocridad que lo caracterizó. No solo no se recuperó ni un ápice del antiguo liderazgo que ejerció México en Latinoamérica en el pasado y que se perdió principalmente en el sexenio de “la enchilada completa”, sino que después con el caso de Honduras; quedó en evidencia la pobreza de ese liderazgo, imponiéndole Venezuela a México las directrices de actuación con relación al presidente depuesto Manuel Zelaya, que independientemente de que haya sido o no golpe de Estado el del 28 de junio, yo pienso que si lo fue, no tenia México por que tomar partido por un líder sumamente cuestionable y después, tal vez siguiendo la misma línea marcada por Chávez, desconocer la elección democrática en donde el pueblo de Honduras decidió por propia voluntad elegir a un nuevo presidente, al Presidente Porfirio Lobo. Habría que recordarle a Calderón que la política exterior mexicana se rige por principios, y unos de esos principios son los de “no intervención y auto determinación de los pueblos”. también aqui en el servicio exterior hay evidencias del nombramiento de embajadores como pago por favores recibidos.

De principio a fin el gobierno de FCH estuvo plagado de irregularidades; dese las elecciones para lograr la presidencia apoyado por Elba Ester Gordillo y sus mafias dede las sindicales de profesores y las de burócratas de los organismos públicos que ella controlaba hasta la tarea de hacer pactos con gobernadores priistas emproblemados –como el “gober precioso” de Puebla, a quien se le acusaba de abuso de autoridad para proteger a un pederasta acusado de pornografía infantil— para dejarlos en paz a cambio de influir en sus feudos para inclinar la balanza y que los priistas votaran a favor de Calderón (Puebla fue uno de los estados en donde más votos obtuvo Calderón); de negociar una vez más con Elba Ester Gordillo para que en su partido PANAL, cuando menos para Presidente, votaran por Calderón; de gastar en los cinco meses anteriores a las elecciones 1,709 millones de pesos, en spots de radio y televisión, provenientes de fondos públicos utilizados furtivamente por Fox para reforzar la campaña de Calderón e indirectamente en contra de AMLO, para pagar un bombardeo de 3,800 spots diarios. En estas condiciones se llevaron a cabo las elecciones presidenciales, más irregulares, más manoseadas, que por sus resultados fueron también sólo en apariencia las más competidas.

Un ex Presidente en México, en las condiciones que dejaba el poder Felipe Calderón Hinojosa, después de haber involucrado al ejercito desde el inicio de su mandato, en un enfrentamiento “sin ton ni son” con el crimen organizado; que ha dado como resultado un saldo de más mexicanos muertos que las bajas sufridas por los EU. en la guerra de Vietnam; (en un porcentaje mayoritario de jovencitos desocupados de los estratos mas bajos de la población y muchos inocentes víctimas del fuego cruzado); la impunidad reinante en el país en forma generalizada; el sistema judicial prostituido, y muchas regiones, entre ellas en su propio Estado (Michoacán) en manos del narcotráfico; la continuación de la corrupción pública sin haber tenido o la disposición o la capacidad para ponerle alto, y su propio partido manoseado por él mismo, tratando de imponer a su sucesor. Y ahora con la posibilidad real de que el PRI volviera al gobierno, esto representaba para él, en lo personal, una situación de alto riesgo si no contaba con la protección adecuada y no precisamente la que tienen en forma normal los ex presidentes.

Un presunto convenio de “protección y encubrimiento” de Felipe Calderón Hinojosa, para este propósito con EPN y el PRI; pudo haber sucedido; las evidencias son múltiples, desde la grosera compra de un nuevo avión presidencial de gran lujo, sólo superado por el “Air Force One” de los EU., en un país con 53 millones de pobres. El comportamiento viciado del IFE y el TEPJF en el proceso electoral para favorecer al PRI, la inacción de la PGR para investigar las múltiples denuncias del dinero aportado por los gobernadores de los estados priistas que endeudaron a sus estados con fines electorales, la devolución del dinero incautado del avión del gobierno de Veracruz, incluyendo intereses, hasta los múltiples hechos ilegales durante el proceso electoral, tolerados por su gobierno. El hecho mismo puede explicarse pero nunca justificarse. La evidencia son los múltiples hechos ilegales durante el proceso electoral, tolerados por su gobierno que hemos señalado y el hecho mismo de haberse adelantado en un mensaje a la nación para reconocer el triunfo de EPN aunque haya aclarado que era previo a la terminación de los tramites del caso, para entonces “felicitarlo como Presidente Electo de México”. Esto enviaba a todos un mensaje muy claro a este respecto a pesar de que él tenía el conocimiento suficiente de las irregularidades relacionadas con la elección. Presuntamente también tuvo que ver con el retiro prematuro de la candidata del PAN Josefina Vázquez Mota, quien atropelladamente reconociera su derrota cuando todavía no se tenia la información suficiente. El hecho de haber pronunciado su discurso con los resultados electorales, en forma inmediata al del presidente del IFE, cuando discurso y filmación (producción) requieren de un tiempo considerable, manifiestan que hubo un manejo conjunto con Leonardo Valdés Zurita presidente del IFE, quien sin empacho declaró que había sido “una jornada electoral ejemplar”, que los mexicanos “hemos consolidado nuestra democracia electoral”, pasando por alto también todos los antecedentes que implicaban un cumulo enorme de irregularidades inaceptables, que el presidente del IFE y sus consejeros debían conocer y si no las conocían (difícil de creer) peor por el incumplimiento de su responsabilidad y la calidad de su desempeño.

Alejandro Luna Ramos, en su carácter de presidente del TEPJF, afirmó en diferentes foros: “Nadie ganará en la mesa lo que no ha ganado en las urnas” (descalificando con esto, protestas e impugnaciones) y “La Ley establece los términos, establece las situaciones, no somos legisladores y nos apegaremos a lo que dice la ley”. Estamos de acuerdo con él, en la “mesa” del TEPJF no se ganan las elecciones, nadie pretendía eso, ahí se hace justicia de acuerdo a la ley, a los términos y a las situaciones legales mediante el libre criterio de los magistrados, y eso es precisamente, lo único que se pretendía que se hiciera, y lo que a ellos les correspondía hacer en forma irrenunciable. Y no hicieron

Conclusión:

Los hechos están ahí, nadie los puede negar, solamente dimensionarlos en más o en menos. Demuestran lo irregular e inaceptable que fueron las elecciones del 1 de julio del 2012 para Presidente de la República; toda vez que en muchos casos se violó la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, y en los estados gobernados por el PRI se robó al pueblo para invertir en la campaña política, y en múltiples casos se abusó del hambre y la ignorancia de la gente para poder ganar la elección. Y uno se pregunta ¿en donde estaba el presidente FCH?

 

imagesEl presidente Calderón presentó a principios del 2010 una iniciativa llamada “Reforma a favor de los ciudadanos: del sufragio efectivo a la democracia efectiva”[1]. Se parte de que existe un sufragio efectivo, lo cual en las elecciones del 2006 y 2012 quedó en entredicho. Si se quiere una “democracia efectiva”, primero debería existir. Sin embargo la democracia en México no existe.

Felipe Calderón debió haber tenido plena conciencia de que el único compromiso que contrajo al asumir la presidencia fue con México, con nadie más y si creyó que estaba obligado por la circunstancia a pagar favores; esto es precisamente seguir actuando de acuerdo al SPM contra el que estamos luchando casi todos los mexicanos y debió rectificar de inmediato y hacerlo en tal forma que no quedara duda y que su acción correctora enmendara y resarciera los costos políticos, sociales y económicos en que incurrió con cargo al pueble de México. Es preciso recordarle al ejecutivo de la federación y de los estados, que el patrimonio es de la nación no del gobernante en turno que usualmente se dedica a saquearlo. Y el gobierno de FCH fue uno más del sistema corrupto e ineficiente que padece México.

[1] Periódico el UNIVERSAL de fecha 03 febrero 09

Textos tomados del Ensayo “México y su Realidad” 3a Edición de Antonio Fuentes Flores

Print Friendly

2 pensamientos en “CÓMO FUE EL GOBIERNO EN MÉXICO DE FCH

    • Excelente artículo, para desmitificar la presidencia de calderon. Nunca tendremos buenos presidentes, mientras estos emanen de partidos políticos corruptos que no dejan de ver a Mexico como un botín de poder y dinero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *