Segundos Pisos

El no conocer la realidad del pueblo de México y no tener como prioridad su bienestar, ha llevado a decisiones políticas mal intencionadas o en el mejor de los casos equivocadas, como es la solución de los viaductos en segundos pisos.

Muchos países considerados ahora como desarrollados, empezaron a utilizar este tipo de infraestructura vial a mediados del siglo pasado por el uso masivo del automóvil  y en la actualidad le están dando prioridad al transporte colectivo, demoliendo los segundos pisos como tecnología vial obsoleta (tal es el caso de Boston entre muchas otras ciudades) ya que incluso la era del automóvil esta por ser cosa del pasado.

Los segundos pisos en la ciudad de México y su área metropolitana, realizados a un alto costo económico, social y urbano, están destruyendo la ciudad y no toman en cuenta la realidad de que la enorme mayoría de la Población utiliza el transporte colectivo. Que los modelos extranjeros no responden a la realidad mexicana. Hay que reconocer que por fin, el gobierno de la ciudad de México, después de muchos años ha empezado a invertir otra vez, esperamos que no sea demasiado tarde en esta verdadera y urgente prioridad; el transporte colectivo, Metro y otras modalidades, que es el que utiliza la mayoría de la población, mas del 80%.

En México no es extraño que se dé este tipo de inversión pública con tecnologías viales totalmente obsoletas, porque existe la costumbre hecha ya tradición de que la autoridad, (de cualquier partido), con la anuencia y complacencia de la cámara de la industria de la construcción, recibe del 10% al 15% del costo de las obras viales como comisión fuera de contabilidad y además porque son obras que se “ven” y “hablan bien” del “político” que las realiza (con el apoyo de una propaganda millonaria con cargo al erario), sin importar al final de cuentas si son o no la solución adecuada. Y el problema es que la comunidad no tiene quien la oriente; y los colegios de arquitectos o de ingenieros civiles, hasta ahora, no se han pronunciado de manera oficial al respecto porque su compromiso es con la autoridad que los alimenta.

Otro problema es que tanto técnicos como autoridades pertenecen a la minoría de la población en México, a esa clase social que se identifica con los modelos extranjeros y que se preocupa sólo por como les va a ellos, a los de su clase, quienes la gran mayoría cuentan con automóvil particular. Y esta bien hay que dar soluciones a todos. Pero no con sistemas obsoletos que aquí nunca se llegaron a justificar y menos ahora en los umbrales del siglo XXI .

 

Print Friendly, PDF & Email

4 pensamientos en “Segundos Pisos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *