UNA BATALLA SINGULAR

El primer pueblo al que se enfrentó el tercer rey de Roma Tulio Hostilio, (673 a.C.-641) fue el de sus parientes, los Latinos residentes en el más antiguo asentamiento en el Lacio: “Alba Longa”, fundada hacia el 1152 a.C. con casi 500 años ya de existencia para esos tiempos, situada a un poco mas de 20 Km. al sur de Roma, en donde actualmente esta situado el lago Albano y Castel Gandolfo. Los albanos tomando la iniciativa y antes de la contienda, convencieron a los romanos para dirimir las diferencias por otros medios distintos a un enfrentamiento directo de los dos ejércitos, argumentando para esto la amenaza que significaban para los dos los etruscos en Veyes, al noreste de Roma, ya que permanentemente  estaban al acecho, y que al verlos debilitados, lógicamente se aprovecharían de la situación. Argumento éste, que le pareció razonablemente aceptable al aguerrido Tulio. Acordaron por lo tanto, una solución verdaderamente única. Resulta que en ambos ejércitos habían dentro de sus guerreros, tres hermanos gemelos en ambos bandos, dice Tito Livio, “iguales por edad y fuerza”, de tal manera que dispusieron, fuesen ellos los que se enfrentaran a nombre de sus pueblos, los Horacios por parte de los romanos y los Curiacios por los albanos, no sin antes redactar y firmar un pacto de guerra. Después de un cruento enfrentamiento resultan muertos dos de los Horacios, ante el azoro de los romanos y el regocijo de los albanos, sin embargo los tres Curiacios quedaron heridos y el tercer Horacio ileso, pero rodeado amenazantemente por los tres Curiacios. El Horacio sobreviviente, inteligentemente reconoce que aun heridos contra los tres Curiacios no puede, entonces astutamente simula la huida, tomando distancia de los tres para separarlos, lo que le da buen resultado, pues al volver la vista atrás, observa que los mas heridos se han rezagado, por lo que enfrenta de inmediato al delantero, al que da muerte ante el alarido de los romanos, en la misma forma termina con el segundo y el tercero exhausto, se entrega recibiendo la estocada mortal del vencedor.

Los tratados de guerra que habían sido convenidos antes de la contienda se cumplieron, aunque no de muy buena gana por parte de Metto, dictador de los albanos. La relación no podía ser duradera por la soberbia de Metto, que no resistía el verse doblegado por un soberano de una de las tribus rebeldes, salida de los mismos y centenarios latinos. Por lo que más tarde, en una batalla fraguada por los albanos, para que otros pueblos los atacaran a ellos mismos en su alianza forzada con los romanos, Tulio Hostilio sale vencedor y la traición de Metto al final quedo en evidencia, por lo que Tulio lo ejecuta  descuartizándolo públicamente, para dar castigo ejemplar a su traición. Además destruye Alba Longa, sin dejar piedra sobre piedra. Esta es la primera vez que los romanos aplican la alternativa del sometimiento o la destrucción total, como castigo sin piedad para la traición o la resistencia, en este caso la deditio. Sin embargo, inteligentemente adoptan a todo el pueblo albano,  trayéndolo a Roma e incorporando senadores albanos al senado. Esto ultimo sería un antecedente de gran tradición que utilizarían en el futuro en sus luchas de conquista. Con el aumento de sus fuerzas emprende la campaña contra sus otros parientes del este montañoso pertenecientes a los sabelios de origen itálico, los sabinos de Colacia.

 

Tomado de ROMA, Cómo fue la cultura romana, La Cultura Latina

Ensayo escrito por Antonio Fuentes Flores  D.R.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *