Para qué sirve la Planeación Estratégica

La planeación estratégica es la proyección a futuro de lo qué queremos hacer, y hasta donde nos proponemos llegar en el largo plazo; aprovechando al máximo el potencial existente, sobre todo aquel que nos ofrece condiciones estratégicas únicas. Para esto debemos establecer reglas, lineamientos y procesos inteligentes, éticos, que nos lleven a lograr un objetivo en un plazo determinado y en condiciones optimas. Es condición “sine qua non”, partir del pleno conocimiento de la situación real, bien definida, con la suficiente información, plenamente confiable y comprobada; con la determinación de las limitaciones y potencialidades para llevar a cabo el propósito;  aprovechando al máximo la circunstancia y características propias del sitio o del campo de acción, su entorno geopolítico, económico, social, jurídico, cultural, histórico, científico-tecnológico, físico, del medio ambiente, y las ventajas competitivas que se poseen par identificar claramente la condición estratégica. En esta forma la planeación estratégica establece una trayectoria inteligente y bien definida para llegar al objetivo final, visualizando claramente en que medida queremos lograrlo; buscando áreas de oportunidad, previendo y sorteando amenazas, aspectos críticos y eventualidades. Implica un proceso de tácticas; que con la retroalimentación de las acciones previstas, ya realizadas, permiten en el camino reordenar la acción e incluso crear nuevas de acuerdo a las contingencias, con el objeto de ir tomando decisiones optimas en los diferentes plazos de la planeación; de esta manera se posibilita a la estrategia su actualización permanente y afinación continua. El termino estrategia proviene de la cultura castrense y de sus técnicas en la guerra, ahora se está perfeccionando en el campo de la economía y de la planificación. Así la planeación estratégica nos sirve para lograr lo que queremos, teniendo en ella una guía bien definida y una logística para hacerlo en el largo plazo; en esta forma se podría involucrarar al 100% del equipo, en todos los niveles, desde el principio y con pleno conocimiento de causa, contando así con todos los recursos  disponibles y la motivación suficiente; condición indispensable para optimizar al máximo los resultados finales.

Como ejemplo concreto tenemos el caso de la planeación urbana y regional. Aquí la planeación estratégica es el instrumento para lograr el mejor desarrollo de los asentamientos humanos, en un lugar y un momento determinados. Actúa para descubrir y potenciar al máximo las posibilidades de desarrollo que en ellos existen hasta cierto punto ocultas. Toma en consideración toda la complejidad del entorno político, económico, social y cultural. Respeta, exalta y aprovecha el Medioambiente Natural. Determina la mejor vocación urbana del sitio y las demandas de infraestructura y equipamiento óptimos  necesarios, asegurando el contar con con toda la información previa necesaria, confiable y comprobable. Aprovecha la circunstancia histórica y saca partido del momento dentro del entorno local con una prospectiva a corto, mediano y largo plazo para el logro de los objetivos; considera y aprovecha el entorno regional, el mundial y sus tendencias dentro del mercado y el actual proceso de globalización.

La planeación estratégica utiliza la información y la intuición; para que mediante la imaginación y la creatividad, ademas de la razón, podamos modificar las tendencias establecidas en nuestro campo de acción, cuando esto sea necesario y posible. Porque lo contrario, que es lo usual; es aceptarlas y limitarse a actuar en consecuencia. Como por ejemplo; aceptar que de acuerdo a las tendencias del crecimiento en el Área Metropolitana de la ciudad de México, para el 2025 habrá en ésta una concentración de población superior a los 30 millones de habitantes, y sólo prepararse para eso; en lugar de diseñar las medidas para evitar que esto se dé, por ejemplo: cambiando de una vocación  industrial (lo que hace mucho debieron haber hecho) a una vocación de ciudad gubernamental y de servicios, más adecuada a su importancia histórica y a su ubicación estratégica para lograr su regeneración y reordenamiento urbano; esto dentro de una nueva estrategia del desarrollo nacional, integral, equilibrado, para, entre otras cosas, lograr que sea menos disperso y, a la vez, menos concentrado.

Otro ejemplo sería aceptar la tendencia de que el área metropolitana de Monterrey (en México) seguirá creciendo, al ritmo y en la forma irresponsable que lo ha venido haciendo; aumentando su mancha urbana y concentrando más la población y la actividad económica del Estado, que ya son cercanas al 90%, lo que la llevaría en el futuro a estar en peores condiciones que la ciudad de México, y solo para provecho de los negocios de “políticos” y “desarrolladores” que trafican con la tierra urbana y suburbana para beneficio de unos cuantos, a un costo social, económico y ecológico enorme. Y entonces pretender, como ya se está haciendo, traer el agua desde cientos de kilómetros de distancia (desde el río Pánuco) en lugar de desarrollar nuevas ciudades, en condiciones de zona libre; verdaderos polos de desarrollo con vocación de comercio internacional, ubicándolos más hacia el norte, ligados con la frontera de EU. y en lugares estratégicos en donde sí hay agua y su ubicación estratégica detonarían nuevas zonas en el Estado, equilibrando su desarrollo en condiciones verdaderamente sustentables, creando infinidad de nuevas fuentes de trabajo, sin seguir perjudicando al AMM.

Mediante la planeación estratégica se puede lograr, por ejemplo,  la mejor distribución de de la población en el territorio nacional de la República mexicana, actualmente afectado por la dicotomía concentración-dispersión; usando para esto algunas variables tales como: la vecindad con los EU, (actualmente aprovechada estratégicamente sólo por ellos); el factor que significa China en el comercio internacional y el hecho que los EU sean su principal objetivo; los 11,000 km de litorales que posee México en el Pacifico, Golfo de México y el Caribe, con su potencial turístico y la ubicación estratégica de nuestro país en América y el mundo, que le da ventajas competitivas únicas, como la posibilidad de un puente terrestre interoceánico en el Istmo de Tehuantepec (200 Km de distancia interportuaria) con dos nuevos puertos especializados, un aeropuerto de carga y todo el conjunto en condiciones de zona libre. El inteligente manejo de estas variables, mediante la planeación estratégica podría generar una actividad económica tal, con proyectos mayoritariamente autofinanciables, existen, a a nivel conceptual, varios megaproyectos que ayudarían a frenar la actual migración de mexicanos hacia los EU y generarían un desarrollo, no sólo económico, sino verdaderamente sustentable, mejorando la calidad de vida para todos, atendiendo así a las demandas sociales para disminuir la desigualdad crónica; que ha costado muchas vidas, mucho dinero y es causa y efecto de la vergonzosa migración misma, de millones de mexicanos.

Antonio Fuentes Flores         etantonino@gmail.com

Print Friendly
m4s0n501

5 pensamientos en “Para qué sirve la Planeación Estratégica

  1. Ojalá y que los grandes urbanistas como tu puedan influir en los proyecos de desarrollo de las ciudades. Es impactante compararnos con otros centros urbanos en que ha habido planeación.
    Dn Antonio L Rodríguez tgodo el tiempo estuvo insitiendo en definir una plano regulador para el crecimiento de Monterrey metrópoli, no convenció.

    ¿Que será en 5 años de Valle Oriente con tanto edificio y sin planeación del tráfico.?

  2. Es uno de los avances mas grandes introducidos en el desarrollo organizacional y sera nuestro deber acudir a ella para hacer importantes aportes a las organizaciones que nos acogen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>