EL COMUNISMO

En México existe un dicho: “asustar con el petate del muerto” (el petate es el lecho en donde yacía el difunto). Para aquella gente mal informada o muy influenciada por la propaganda, la mentira y el poco conocimiento acerca del tema que nos ocupa; en esta breve descripción sobre: “el comunismo”, trataré de explicarlo.

Aunque las tendencias igualitarias de la humanidad inician con la humanidad misma; solo quedaron en eso: en tendencias y “el comunismo” al que me refiero; se inició en 1848 con la publicación del Manifiesto Comunista hecho por Karl Marx y Friedrich Engels; convocando a los trabajadores del Mundo para unirse en contra de la explotación capitalista, provocada por la Revolución Industrial. Para Karl Marx la división social del trabajo se llevaba a cabo sin tomar en consideración el talento de cada individuo y el interés de la totalidad y obedecía más bien a las leyes capitalistas de la producción de bienes, sin importar el sacrificio del trabajador, con tal de lograr la generación de capital y de máximas ganancias.

El comunismo de Marx y Engels estableció sus bases teóricas:

Una sociedad sin clases; la propiedad de los medios de producción exclusiva para el Estado; de cada quien según sus posibilidades, a cada quien según sus necesidades; desaparición de la represión, de los represores y de su armamento; borrar todo vestigio de capitalismo que pueda contaminar el nuevo orden social; el diseño de un aparato administrativo (burocracia) encargado de controlar los medios de producción y los bienes y servicios de la sociedad en forma central; la propiedad colectiva de los bienes en ausencia de la propiedad privada, y la defensa y fortalecimiento del proletariado.

Muchos postulados del comunismo arriba enunciados, eran más el producto de un resentimiento profundo, plenamente justificado por una situación injusta en el Mundo; que de un análisis racional, lógico; sobre las posibilidades reales de concreción inmediata y permanente para la creación del nuevo orden social. Que al final de cuentas; era precisamente lo que se buscaba. Toda vez que el sistema económico vigente en el mundo occidental, que había pasado por el tamiz de la revolución francesa; no había hecho más que producir, otra vez: una injusta distribución de la riqueza y una gran desigualdad social.

Vladimir Ilich Lenin en el siglo XX, basado en la teoría del comunismo marxista, reforzado por la publicación de”Das Kapital” de Marx (1867) y mediante un golpe de Estado en Rusia, acabó con la dinastía Románov, con su Estado confesional, y concreta la preexistente revolución bolchevique. Esta revolución triunfa en 1917, en contra del imperialismo ruso, he impone un cambio radical tanto en Rusia, como en los reinos y países que habían sido sometidos por el Imperio. Por lo tanto: en diciembre de 1922 se forma la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, la URSS, integrada por una federación de 15 repúblicas con la filosofía marxista-leninista impuesta por Lenin.

En 1924 muere Lenin y José Stalin toma el poder, e inicia la industrialización de la URSS con avances económicos muy importantes, convirtiendo a la Unión Soviética en una de las grandes potencias económicas y guerreras del Mundo. Sin embargo, esto lo hace en forma contradictoria al «marxismo-leninismo» que dice profesar y realiza un régimen comunista a costa de la explotación de los trabajadores y de “la plusvalía” que estos generan. Según él, se estableció «la dictadura del proletariado». Es cierto, fue indudablemente una dictadura: su propia dictadura, explotadora y asesina del proletariado, que mediante la mentira, la simulación y el terrorismo despojó a su pueblo y le quitó la libertad.

La URSS participó con los aliados en la segunda guerra mundial y con la fuerza de los soviéticos se tomó Berlín; su avance sobre Alemania fue definitivo. Posterior a la guerra; el régimen comunista de Stalin, junto con los EU, tensionaron innecesariamente al Mundo con «la guerra fría»: una carrera armamentista entre las dos potencias, con la amenaza nuclear como espada de Damocles; solo con fines de dominio hegemónico y de especulación económica para cada una de las dos súper potencias, encuadrado esto en guerras; estas sí “calientes”, en diversas partes del mundo, como: la de Vietnam, Afganistan, Irak, etc. con un alto desprecio por la vida y a la dignidad humana; por parte de los dos campeones de la fuerza bruta. Los cuales, de diferente manera; engañan al Mundo y a sus pueblos.

El gobierno comunista de Stalin fue una brutal dictadura que esclavizó y masacró al pueblo soviético; solo en Ucrania, la tierra de Trotsky (su rival político) sus “medidas” acabaron con más de 11 millones de personas. Durante su dictadura (1924-1953) la cantidad anterior pudo haberse duplicado; mediante el dominio tiránico de los países liberados por la URSS, durante la II guerra mundial . Fue un régimen represivo y opresivo de su propia gente; a la cual mantuvo siempre carente de libertad. Lo cual así permanecería, incluso un poco después de la muerte del tirano en 1953. Al que la mayoría del pueblo soviético odiaba.

Más tarde terminaría el comunismo soviético en forma definitiva; gracias a la oportuna e inteligente intervención de Mijaíl Gorbachov, mediante la Perestroika: esto es la reestructuración política con base en la libertad y el Glásnost para lograr la transparencia en los actos de gobierno y la rendición de cuentas. Lo cual trajo la libertad que propició la independencia de las 15 repúblicas y por lo tanto la disolución de la URSS en 1991, aunado a la libertad de los países dominados por el comunismo después de la II guerra mundial, tales como Alemania oriental, Polonia, etc.

Gorbachov, en un acto remarcable de integridad personal; al provocar la independencia de las 15 repúblicas socialistas soviéticas y de los países dominados: de hecho termina con la vigencia de los regímenes comunistas. Muchas personas, que se piensan cultas, todavía no se dan cuenta, o no se quieren enterar: que se abrió entonces el camino hacia un socialismo creativo dentro de la libertad, con alternancia democrática de gobiernos obligados a la rendición de cuentas transparentes y al beneficio equitativo de sus pueblos; en donde todos los seres humanos son iguales ante la ley. Con la advertencia de que nunca más se deberán permitir regímenes autoritarios y dictatoriales, ni democracias simuladas con reelecciones de por vida, como en el comunismo de Stalin. Aunque todavía subsistan lideres y regímenes mal acostumbrados, que añoren el pasado stalinista; la inmensa mayoría de sus ciudadanos lo repudia.

Sin embargo, la enorme propaganda en contra del “comunismo”, realizada por los EU durante la guerra fría , exageró lo exagerado, «señalando la paja en el ojo ajeno», lo que rindió sus frutos, por lo que todavía es posible seguir “asustando con el petate del muerto”: (el comunismo) a la gente ignorante y mal informada. Toda vez que ahora puede ser más fácil que la Rusia de Putin regrese a la época del Estado imperialista y confesional de los zares; qué al pasado comunismo dictatorial y obsoleto.

Antonio Fuentes Flores


Print Friendly, PDF & Email

Impactos: 105

Me interes tu punto de vista.