EL COMUNISMO

En México hay un dicho para aterrorizar a ignorantes: «Asustar con el petate del muerto» (petate es el lecho en donde estuvo tendido el difunto).

Aunque las tendencias igualitarias de la humanidad inician casi con la humanidad misma, el comunismo al que nos referimos se inicia en 1848 con la publicación del «manifiesto comunista» por Karl Marx y Friedrich Engels, convocando a los trabajadores del mundo a unirse en contra de la explotación capitalista provocada por la revolución industrial. Para Karl Marx: la división social del trabajo se llevaba a cabo sin tomar en consideración el talento de cada individuo y el interés de la totalidad y obedecía más bien a las leyes capitalistas de la producción de bienes; sin importar el sacrificio del trabajador, con tal de lograr la generación de capital y de máximas utilidades.

El comunismo de Marx y Engels estableció sus bases teóricas:

Una sociedad sin clases; la propiedad de los medios de producción exclusiva para el Estado; de cada quién según sus posibilidades, a cada quién según sus necesidades; desaparición de la represión, de los represores y de su armamento; borrar todo vestigio de capitalismo que pueda contaminar el nuevo orden social; el diseño de un aparato administrativo (Burocracia) encargado de controlar los medios de producción y los bienes y servicios de la sociedad en forma central; propiedad colectiva de los bienes en ausencia de la propiedad privada y la defensa y fortalecimiento del proletariado.

Muchos postulados del comunismo arriba enunciados eran más el producto de un resentimiento, plenamente justificado por una situación injusta en el mundo; que de un análisis racional, lógico, de las posibilidades reales de concreción inmediata y permanente del nuevo orden social.

Vladimir Ilich Lenin en el siglo XX, basado en la teoría del comunismo marxista, mediante un golpe de Estado acaba con la dinastía Romanof y su Estado confesional y concreta la revolución bolchevique, sacrificando incluso bolcheviques. Triunfa en 1917 en contra del imperialismo ruso y se impone un cambio revolucionario radical tanto en Rusia, como en los reinos y países que habían sido miembros del imperio. En diciembre de 1922 se forma la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, la URSS, integrada por una federación de 15 países y algunos otros pueblos.

En 1924 muere Lenin y José Stalin toma el poder. Inicia la industrialización de la URSS con avances muy importantes, convirtiendo a la Unión Soviética en una de las grandes potencias del mundo; sin embargo, esto lo hace en forma contradictoria al «marxismo leninismo» que dice profesar y lo realiza a costa de la explotación de los trabajadores. Según él, se estableció «la dictadura del proletariado», pero en realidad fue una dictadura, su dictadura, explotadora y asesina del proletariado. La URSS participó en la segunda guerra mundial y con la gran fuerza de los soviéticos tomaron Berlín, su avance en Alemania fue definitivo. Posterior a la guerra, el régimen comunista de Stalin, junto con los EU, tensionaron innecesariamente al mundo con «la guerra fría»; una carrera armamentista entre las dos potencias, con la amenaza nuclear como espada de Damocles; solo con fines de dominio hegemónico, encuadrada en guerras, estas sí calientes, en diversas partes del mundo con un alto desprecio a la vida y a la dignidad humana por parte de las dos súper potencias.

El gobierno comunista de Stalin fue una dictadura que esclavizó y masacró al pueblo soviético, solo en Ucrania, la tierra de Trotsky, asesinó a 12 millones. Contradictoriamente, fue un régimen represivo de su propia gente, carente de libertades, que no terminaría hasta la muerte del tirano en 1953. Más tarde en forma definitiva terminaría el comunismo soviético gracias a la oportuna e inteligente intervención de Mijaíl Gorbachov con la libertad para la independencia de las 15 repúblicas y la disolución de la URSS en 1991.

Gorbachov, al provocar la independencia de las 15 repúblicas socialistas soviéticas, de hecho termina con los regímenes comunistas y abre el camino hacia un socialismo creativo dentro de la libertad, con gobiernos obligados a la rendición de cuentas y al beneficio equitativo de sus pueblos. Sin embargo, la enorme propaganda de los EU durante la guerra fría en contra del comunismo, exagerando lo exagerado y «señalando la paja en el ojo ajeno», rindió sus frutos y sigue «asustando con el petate del muerto»: el comunismo; a la gente ignorante y mal informada.

Es más facil que Rusia regrese a la época Zarista confesional que al comunismo.

Texto tomado del libro: «Ideas y Conceptos para vivir mejor» de «Antonio Fuentes Flores»

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.