LA IGNORANCIA

La ignorancia existe en proporción mayoritaria en todo el mundo y en todos los estratos sociales de la población, en algunos casos es causada por la pobreza y en otros por la pereza. Atendiendo a los hechos, los ignorantes son esclavos de ella en múltiples formas, por ejemplo:

han sufrido el abuso de gobiernos corruptos que los han explotado y que, paradójicamente, han sido votados por ellos mismos; son esclavos de la moda; del consumismo y del fanatismo deportivo o religioso. Se impresionan fácilmente con la fama de los demás, la cual aceptan “a priori” sin ver si responde a la realidad, o es solo un montaje aparente o propagandístico. Se conforman con el “pan y circo” que les echan, aunque reciban migajas y se conviertan en fanáticos de figuras huecas. Disfrutan de la mediocridad auto impuesta, generalizada, y cómodamente aceptada, sobretodo por quienes tienen más dinero. Estas mentes débiles, son fácil de impresionar y manipular por la retórica de los embaucadores de todo tipo. Son manipulados por los medios masivos de comunicación, por la propaganda oficial (nacional y extranjera) y por las mentiras y dogmas de las diferentes religiones. Y están a merced de de sus pastores ya sean de carácter religioso, “político” o pequeño burgués y viven embelesados por el fausto de oropel que se les ofrece.

Los ignorantes, suelen convertirse involuntariamente en esbirros al servicio de los “dueños de vidas y haciendas”, de la oligarquía de siempre, defensora del “statu quo” imperante; que siempre estará en contra del cambio de una situación que ella misma ha contribuido a crear y que lógicamente controla y alimentan para su exclusivo provecho. Y el ignorante le hace el juego en forma inconscientemente, sin importarle (en parte porque no se dan cuenta) el daño que recibe la sociedad en su conjunto, porque esta situación privilegiada para la oligarquía, piensan con ingenuidad qué les favorece. Los ignorantes son esclavos de esa oligarquía que depreda la flora, la fauna incluyendo la humana y el medio ambiente natural por mezquinos intereses alentados por la codicia, toda vez que saben que cuentan con miles, millones de cómplices (esclavos) incautos, pasivos, inconscientes e ignorantes de una realidad que ni siquiera se imaginan ni les preocupa conocer.

antonio fuentes flores.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.