LA SITUACIÓN SOCIAL EN MÉXICO

Obra de Diego Rivera

En México, es necesaria la reforma radical del Estado, para restablecer y hacer vigente el Estado de derecho perdido. Este podrá ser reconstruido en base a nuevas leyes que en realidad beneficien a los mexicanos. Y no como ha pretendido ser mediante legislaciones «hechas a la medida» por el Sistema Político Mexicano (SPM) para beneficiar en forma exclusiva, a las corporaciones e intereses de una oligarquía y clase política, que han secuestrado a la sociedad y han puesto en crisis al país. La sociedad será la que tenga que iniciar el cambio para que este sea real y permanente. Y para esto; es necesario que la sociedad cambie. Por lo tanto antes de esta indispensable reforma del Estado, será bueno enfocarnos en el análisis de la sociedad mexicana quien es la parte  fundamental del Estado mexicano y su razón de ser.

Lo grave de la crisis existente en la sociedad mexicana es que en la misma sociedad no la sentimos, ni los que están arriba, ni los que están abajo; más que nada por ignorancia, por paradigmas impuestos a propósito por quienes detentan el poder y por las mentiras y los prejuicios históricos, sociales y religiosos, con las que ha sido educada. Y además por el efecto del acostumbramiento. Sucede aquí como en el experimento aquel de la rana: que consiste en echar a uno de estos animalitos a nadar en un perol con agua templada, a al cual: poco a poco se le va subiendo la intensidad de la temperatura, pero la rana no la siente hasta que ya es demasiado tarde y muere. Si a esa misma rana la echáramos al mismo perol cuando el agua ya estuviera hirviendo (como está la actual situación de crisis en México) la rana reaccionaria y de inmediato, de un salto se pondría a salvo. El caso de la rana acostumbrada al fuego lento es lo que le sucede a la sociedad mexicana y lo que explica su dificultad para cobrar plena conciencia de la gravedad de la crisis en la que se encuentra.

A la sociedad mexicana, durante mucho tiempo, por muchos años, los mismos quienes han detentado el poder, le estuvieron calentando el perol poco a poco, con acciones negativas para ella, con las que lamentablemente la fueron acostumbrado, haciendo entrar en un letargo de semiinconsciencia que ha llegado a afectar su capacidad de reacción; a no darse cuenta de que se sirven de ella quienes debieran servirle. Sin embargo lo que es peor, es que la hicieron dócil y manipulable, utilizable para propósitos diferentes y alejados a los de su interés y bienestar. Algunas partes de la sociedad ya han cobrado cierta conciencia de las causas que han puesto al perol a punto de ebullición. Sin embargo la mayor parte de la gente en su conjunto todavía no se da cuenta de la gravedad, sólo una parte la siente y la mayoría no sabemos qué hacer, o cómo actuar con efectividad en contra de la clase política-económica corrupta que maneja el sistema opresor, construido y alimentado durante los últimos 98 años, con las enseñanzas de la dictadura del porfiriato y bajo el paradigma del modelo de desarrollo capitalista de los EU.

Para darnos una idea, señalaré puntualmente, entre otras, sólo  a 14 causas que son representativas de las muchas que tienen en crisis al pueblo de México:

1.- La baja capacidad de la sociedad para realizar el “análisis crítico” que la pueda llevar a juzgar en forma objetiva y clara; lo que es bueno o malo para la ella. Esta capacidad es muy escasa; cuando más, sólo el 15% de la población la tiene; entre otras muchas razones por el bajo nivel educativo, producto del abuso que ha tenido el mismo SPM con la política educativa y con la Secretaría de Educación, a la cual han usado como botín político o como «premio de consolación» y por la actuación de los sindicatos de maestros, que utilizan a muchos de sus miembros como grupo de choque con fines electorales, para hacer efectivos los fraudes que por sistema ha realizado el SPM. También, una gran falta ha sido el descuido de la educación humanista, para que los mexicanos puedan definir su actuación y finalidad  como personas en la vida; mediante el manejo claro de: la filosofía, la lógica y la ética. Y si a esto le agregamos la falta de información suficiente y el descuido de la educación e investigación tecnológica que ha llevado a copiar modelos extranjeros sin adaptarlos a la realidad mexicana; el resultado, por consecuencia, ha sido un bajo nivel de conocimientos para la sociedad el cual se agrava por el nivel de pobreza y subsistencia mínima, que tiene la mayoría de la población. Sin embargo esto, no es una causa determinante; toda vez que está probado que una gran cantidad de personas de ingresos medios y altos; tampoco tienen conocimientos ni capacidad para el análisis crítico y sí un alto grado de ignorancia alimentada por un cúmulo de prejuicios sociales y religiosos que los afecta en forma increíble.

2.- Existen muchos otros factores que nos ayudan a comprender la situación de desamparo para la sociedad mexicana; como es el caso del “salario mínimo” el cual es base para la contratación y pago de la mayoría de los trabajadores en México; el SPM (hecho gobierno), lo ha mantenido bajo con la venia de los empresarios y la compra de los líderes sindicales, con el objeto que sea un factor atractivo para atraer la “inversión extranjera”, sin importar que el salario de hambre que se le paga al trabajador mexicano (que es de los más bajos del mundo) no le alcance  para lo indispensable. Para poder subsistir tiene que trabajar toda la familia (desatendiendo la formación de los hijos). Pero el SPM hecho gobierno y la mayoría de las grandes corporaciones empresariales lo han visto «bien»: porque «impacta favorablemente en los indicadores macroeconómicos», que para ellos es lo único que cuenta para lograr «buenos puntos» de las calificadoras económicas extranjeras (todas ellas cuestionables) sin importar la calidad de vida de los trabajadores y su familia.

3.- En los últimos 34 años se ha implantado en México el modelo de desarrollo económico llamado “Neoliberal”, mediante la desregulación que protege al consumidor y basado en las prácticas del capitalismo a ultranza, que supone la explotación del más débil, el desprecio a los aspectos sociales del desarrollo y del medioambiente natural, para lograr mejorar,»a como dé lugar»: el crecimiento económico (PIB). Los resultados están a la vista, matizados por una “guerra” contra el narcotráfico que incrementó a la delincuencia organizada y puso en evidencia su manejo y liga desde el gobierno. Todo esto; sin importar que afectaría radicalmente la calidad de vida para la sociedad, asesinando y desapareciendo, a miles de ciudadanos; principalmente estudiantes opositores y jóvenes en la miseria que «ni estudian ni trabajan» y son fácil presa para ser enrolarlos por la delincuencia organizada. Esto ha incrementado en grado intolerable la inseguridad. A la cual maneja también el SPM desde el gobierno: manipulándola  con fines electorales para conservar la hegemonía política.

4.- La sociedad, por herencia ancestral, ha continuado con prácticas discriminatorias entre ella misma. Como las derivadas de la subestimación del indígena, hecha inicialmente por el conquistador y los encomenderos, quienes incluso pusieron en duda (a propósito) su “origen humano” y luego los consideraron, en el mejor de los casos como alguien necesitado de tutoría, de “encomienda”, no tanto para su adoctrinamiento religioso, que sólo fue uno de los pretextos; sino para su explotación en calidad de esclavos en la mayoría de los casos. Esto, era sin tapujos lo que sé perseguía y se dio mediante las encomiendas durante la mayor parte del virreinato (legalmente hasta 1711). Sin embargo, aun después de tantos años, subyace en la conciencia o en el inconsciente de una sociedad ignorante, que; “el indígena, si bien es parte de la misma sociedad, sigue siendo considerado inferior”, por supuesto sin ninguna base real, ni lógica, ni científica; por lo que sufre una injusta discriminación constante y la falta de respeto a sus usos y costumbres, y a su dignidad como persona. Un ejemplo claro de lo anterior se da; cuando el ejercito en el «combate» al narcotráfico, no se comporta igual con la población cundo entran a una ciudad que cuando entran a una comunidad indígena, ahí se han dado casos, si bien excepcionales, de violación a mujeres indefensas y el asesinato. Incluso, en la misma ciudad; el comportamiento es distinto en función de los diferentes barrios con diferentes «clases» de población. Algunas gentes que se creen superiores se refieren a nuestros indigenas como «la indiada» en forma despectiva y grosera.

5.- En todas las elecciones para la presidencia de la República en México, desde 1920 hasta el 2012, se ha faltado al cumplimiento del articulo 39 constitucional y se ha cometido fraude electoral, haciendo creer a la sociedad y a la comunidad internacional que fueron elecciones democráticas y libres. En este caso sólo hubieron dos excepciones, que sí representaron la decisión del electorado: las elecciones del año de 1934 y las del año 2000, esta ultima por la voluntad política del Presidente Zedillo que intervino oportunamente; al dar a conocer los resultados cuando la tendencia era irreversible. Si no lo hubiera hecho así, los «fontaneros» del SPM hubieran arreglado en su favor los resultados finales, como acostumbran hacerlo.

6.- La justicia en México para beneficio del ciudadano, en forma general y libre: no existe. Ya que al no haber separación de poderes, la impartición de la «justicia» ha sido manipulada y desvirtuada por el ejecutivo tanto federal como estatal. Quienes muchas veces la realizaron mediante jueces de consigna y en muchos casos ha estado a la disposición del mejor postor. Esto ha institucionalizado a la impunidad como uno de sus resultados e instrumentos mas negativos. El mismo SPM dispone que como excepción se den casos en donde jueces honestos realicen su labor tal y como es debido: ya que “siempre hay que guardar las apariencias”. En general, en México se ha llegado a temer a la autoridad más que a respetarla, porque los ciudadanos sienten justificadamente, que no pueden confiar en ella.

7.- La actuación del Congreso mexicano desde 1824, salvo muy pocas excepciones: ha sido mediocre y dependiente del ejecutivo. En los últimos 36 años; el proceso legislativo en México se ha viciado en grado extremo, porque la mayoría de los diputados y senadores que integran el “Congreso de la Unión”, lejos de actuar como representantes populares en defensa de los derechos del ciudadano y del patrimonio de la nación, han hecho de esta actividad su modus vivendi; actuando como viles cabilderos de las corporaciones que la misma legislación debería controlar. No conformes con los ingresos ilegales que este “negocio” les produce, se “despachan con cuchara grande” en cuanto a sus sueldos y prestaciones totalmente desproporcionados y aprobados con cinismo en forma abierta y prepotente.

8.- La delincuencia organizada y la política, han sido los negocios más rentables en México. Por sus actividades ilícitas, ambas podrían ser calificadas como de la misma naturaleza. La política y la delincuencia organizada están íntimamente ligadas entre sí y en muchos casos asociadas con grandes corporaciones empresariales. El lavado de dinero en gran escala no se ha combatido en México; al contrario, se han propiciado los instrumentos para realizarlo. No hay más que ver la enorme cantidad de nuevos edificios casi vacíos en las principales ciudades, del país, construidos a pesar de no existir ni la infraestructura ni el equipamiento urbano suficientes en la zona, esta es una de las tantas formas que se utilizan para el lavado de dinero. Esta actividad ha creado a grandes multimillonarios, a los cuales una parte de la sociedad (los apegados a la riqueza y ligados con ellos), rinde “honor” y pleitesía.

9.- En los principales liderazgos de las capas superiores  de la sociedad (en lo económico), en donde se toman las grandes decisiones; muchos de ellos se han contaminado y viciado, movidos por la codicia al ver muy conveniente para sus intereses al funcionamiento del SPM y sus practicas corruptas. Así las elites de las iInstituciones, cámaras empresariales, colegios y barras de profesionales, incluso los clubes sociales y ya no se diga los sindicatos obreros y patronales; apoyan al SPM y siguen sus mismas practicas antidemocráticas viciadas, en cierta forma y por servir a sus compromisos e intereses propios; desamparan a la parte de la sociedad que dicen representar; traicionándola de esta manera al prostituir a sus instituciones, al negarles: el consejo, la la información y la orientación necesaria para su protección.

10.- La costumbre y la tolerancia de la sociedad al SPM, durante tanto tiempo incluyendo a los primeros tres gobiernos en el siglo XXI, ha contaminado con muchos de sus vicios a la sociedad misma. En términos generales, muchos se han acostumbrado a la mentira, a la simulación y a las prácticas de corrupción que el mismo sistema instituye; se han acostumbrado a ver con normalidad el enriquecimiento injustificable de muchos (la gran mayoría) de los miembros de la clase política y económica quienes gozan de la impunidad que da el poder sin limites. En la sociedad, se le rinde pleitesía al poderoso, sin importar su calidad moral ni el origen de su poder o riqueza. Y ven normal la simulación de la democracia «porque así ha sido siempre o casi siempre».

11.- El poder ejecutivo, en su afán de sacar adelante leyes e iniciativas que el SPM considera indispensables, para su financiamiento, continuidad y subsistencia: ha comprado a lideres de los partidos políticos, a partidos y a congresistas, (diputados y senadores) de los diferentes partidos y a dueños de medios de comunicación. Las pruebas están a la vista en los mismos resultados y acciones del legislativo. Desde las administraciones de Fox y Calderón se compró a los magistrados electorales mediante sueldos estratosféricos a manera de «cohecho legal», que ya han arrojado resultados fehacientes para los propósitos aviesos del SPM, validando el fraude electoral. La “oposición”, hecha gobierno, traicionó al pueblo de México  adoptando sin reservas al SPM, demostrando una actitud pueril, mediocre e ignorante y comprobando que distaba mucho de ser una verdadera oposición.

12.- Es un hecho que en México las concesiones que otorgan los gobiernos del SPM, para proporcionar bienes y servicios a la sociedad; son en realidad «patentes de corso» vendidas a un alto precio no para dar servicio, sino para la explotación de la sociedad. Los ciudadanos ven angustiados como día con día tiene que pagar servicios malos y caros, lo que pueden comprobar comparativamente con lo que se paga en el extranjero por esos mismos servicios. Esto comprueba la venta de dichas concesiones y la indefensión en la que se encuentra la sociedad. Y pone en evidencia que lo que es prioritario para la clase política: es hacer negocio y continuar en el poder a costa del bienestar de los mexicanos. En materia de impuestos se supone que los que menos tienen pagan menos o no pagan y en México es al contrario, por obra y gracia de gobernantes corruptos asociados con los grandes empresarios, a estos se les condonan miles de millones por concepto de impuestos.

13.- La enorme y lacerante desigualdad social, incrementada en los últimos años como nunca, la estúpida guerra “sin ton ni son” emprendida y perdida contra el narcotrafico y la cero preocupación y acción de los gobiernos para atender las necesidades de los jóvenes mexicanos, principalmente en las ciudades, en donde no obtienen de la autoridad publica las instalaciones deportivas y culturales necesarias, ni orientación alguna para su situación y problemática particular, ha sido en parte la causa de que muchos de ellos, los mas pobres, que son millones de personas, a las cuales con desprecio se les menciona como «NINIS»: sean utilizados por la delincuencia organizada en donde cientos de miles de estos jóvenes mexicanos hayan perdido lamentablemente la vida en las ultimas “administraciones” gubernamentales. Sin que la “autoridad” ni la sociedad en su mayoría lo hayan lamentado, ni hayan hecho nada al respecto.

14.- El cambio climático es una realidad plenamente comprobada y en México, solo atendida en el discurso, porque en los hechos; ni gobierno ni sociedad tienen clara conciencia del problema ni hacen lo debido para no seguir contaminando y destruyendo el medioambiente natural; para evitar la tala de bosques, la destrucción de manglares y la contaminación de las aguas de ríos y mares. A las grandes empresas contaminantes no se les vigila (mediante el «pago correspondiente») para que cuenten con los instrumentos y filtración necesarios para evitar la contaminación, sin importar que en las grandes urbes haya epidemias de enfermedades respiratorias por esta causa. El uso de energías alternativas se da como excepción. Y no se hace lo suficiente para no seguir produciendo basuras nocivas, desechos sólidos, líquidos y gaseosos que siguen contaminando el medioambiente natural y empeorando una situación que ya es critica por la falta de planeación del desarrollo estratégico urbano que regional lo que ha traído grave concentración de la población en centros ya saturados, sin agua suficiente y con altos indices de contaminación ambiental como: la ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

En seguida, me parece oportuno remarcar uno de los peores y mas dañinos efectos de la crisis en la sociedad: “La enorme desigualdad social en México”, que ha venido creciendo desde la conquista, pasando por los 300 años del proceso novohispano, por la “independencia”, la dictadura, la “revolución”, y la institucionalización del Sistema Político Mexicano (SPM) que ha gobernado los últimos 96 años y ha sido la principal causa del aumento en la desigualdad social en México. Hoy esa desigualdad social ha llegado a niveles intolerables para perjuicio y vergüenza de la misma sociedad; toda vez que la distribución de la riqueza y el ejercicio del poder están concentrados en una absoluta minoría y la aprovechan en perjuicio de la gran mayoría a la cual explotan en forma sistémica.

Es enorme la discriminación que sufren los pobres por el sólo hecho de ser pobres. Ellos son los que componen la mayoría de la población en México. Como uno de muchos ejemplos está el hecho de que las ciudades no son diseñadas para ellos: un ejemplo lo tenemos en la movilidad urbana y transporte colectivo; que están diseñadas para el trafico en automóvil y en base a modelos técnicos extranjeros. Pudiendo invertirse en el transporte público tipo metro o similar, no se hace, entre otras razones porque la Camara Mexicana de la Industria de la Construcción CMIC autoriza pagar al funcionario correspondiente el 15% como graciosa dádiva corrupta. Continuando con la discriminación, esta es patente en las mujeres por el machismo animal y por su condición de sexo; la discriminación social en México existe para: las minorías religiosas; para los que tienen diferentes ideologías políticas a las impuestas por los EU.; para los viejos (de los que sólo se acuerdan con propósitos electorales); para los discapacitados; los homosexuales y los enfermos de sida.

La migración de mexicanos hacia los EU. se inició desde el Porfiriato y se ha incrementado desde la segunda mitad del siglo XX. Y es otro de los lamentables efectos de la crisis que vive la sociedad mexicana. Ellos, cuando se deciden a migrar saben que se están jugando la vida, sin embargo lo hacen porque buscan mejores condiciones de trabajo, de vida y sobre todo la esperanza de un futuro mejor para sus hijos que aquí ellos ven imposible. Sin embargo cuando se van no se olvidan de los suyos y les envían cantidades significativas de dinero para ayudarlos, ingresos que incluso el gobierno utiliza desvergonzadamente para favorecer a sus indicadores macroeconómicos, ya que muchas veces, los envíos de “los Paisanos” superan los 30,000 millones de dólares.

La revolución tecnológica en las telecomunicaciones y la cercanía e influencia de los E.U. han traído a la sociedad la exposición de otros modelos de vida que responden a otra circunstancia muy distinta y sin embargo, muchas veces, se da en esto una tendencia a la imitación irresponsable, indiscriminada e inconsciente. En esta forma, han llegado a México: el lujo insultante, el confort excesivo, los espectáculos grotescos, el consumismo irracional, la exaltación de la violencia y el sexo (producto de un capitalismo especulativo con las flaquezas humanas) la sofisticación personal, la cultura del desperdicio en una sociedad mayoritariamente pobre, que en su conjunto debiera estar sujeta con su gobierno a una disciplina de estricta austeridad mientras no sean superadas las enormes desigualdades. En cambio, el gobierno le ha traído a la sociedad los casinos de juego, estimulando tendencias nocivas y vicios que solo han servido para enfermar de ludopatía a mucha gente, con gran daño para las familias. Sin embargo las ganancias son enormes para los hampones y sus socios en el gobierno y eso es lo que realmente les importa.

Es probable que  esta situación descrita hasta aquí parezca muy negativa. No nos engañemos, es real; aunque es cierto que puede parecer exagerada; esta confusión es parte del acostumbramiento producido al estar durante tanto tiempo bajo calentamiento en «el perol de la rana». La sociedad mexicana, en todos los niveles, desde hace mucho tiempo, ha sido alimentada con mitos y prejuicios sociales, religiosos, políticos e históricos, que han impactado principalmente en los más débiles en cuanto a su carácter y formación, desprovistos de una educación objetiva; lo que ha propiciado que muchos tengan una visión maniquea del mundo, que les impide apreciar los claros oscuros y les limita la capacidad para el análisis crítico y los hace peligrosamente dependientes y explotables.

A la población en general, por omisión del gobierno, se le ha impuesto la cultura de la violencia, de la libertad sexual a ultranza e irresponsable, esto ha sido por medio de la adicción a la televisión nociva, permitiendo el acceso indiscriminado de ésta en los hogares a toda hora, con programas insulsos, vulgares y sin respeto para las familias, con estrategias de mercadotecnia que exponen sexo y violencia para el logro de los más altos “rating”; agravando la situación con la difusión de la propaganda de los EU. por los compromisos serviles y el lucro que esto representa para los monopolios televisivos, sin importar el daño provocado en la audiencia. Todo esto ha sido propiciado por la codicia y la alcahuetería de una clase política miserable y pueril, que ilusionada con el beneficio electoral mediático, otorga favores extraordinarios a costa de la sociedad mexicana. Esto ha ido formando parte de la manera de vida para todos en México.

La tradicional cultura mexicana, cimentada en la fortaleza de la familia, se ha ido deteriorando con el aumento alarmante de padres voluntariamente irresponsables y de madres, muchas de ellas, involuntariamente solteras, quienes libran todos los días batallas heroicas por sacar adelante a sus hijos; por la existencia creciente de matrimonios que se divorcian con facilidad de telenovela o de artista de cine, sin tomar en cuenta o sin importarles mucho, en la mayoría de los casos, el daño que su actitud irresponsable y egoísta acarrea a sus hijos, por la sobre apreciación de los valores materiales en contra de los valores espirituales, tal es lo que está afectando el sano equilibrio de la vida humana y marcando una fuerte tendencia hacia el hedonismo extremo.

Existe un registro alarmante en el aumento del consumo de drogas, provocado por la gran demanda de drogas de los EU. que cada vez la exigen más, sobretodo los veteranos de guerra que regresan hechos pedazos. Y que aquí desgraciadamente afecta principalmente a los más jóvenes. Es patente el daño que ha causado a México esta enorme demanda de drogas en los EU. y el gobierno mexicano, con su actitud, servil característica hacia ellos, excepcionalmente ha protestado por esto. Por otro lado es importante remarcar que la proliferación de casinos y casas de juego, negocio de los monopolios de radio y televisión, de verdaderos gánsteres, ha proliferado en toda la república mediante la alcahuetería y deshonestidad del gobierno de Fox, continuado por el de Calderón y con la complicidad del de EPN y de los gobiernos estatales y administraciones municipales.

En algunos sectores de la sociedad, supuestamente los más preparados, se reacciona con reflejos condicionados cargados de miedos, fobias y odio inconscientes hacia conceptos como comunismo y socialismo; con pleno desconocimiento del concepto mismo y de su evolución histórica, justificado históricamente sólo en el caso del «comunismo» desprestigiado por la dictadura asesina de Stalin. Y adoptan posturas igual de desinformadas y más radicales que las que en sus “buenos tiempos” adoptó la vergüenza del senado estadounidense, Joseph McCarthy. Estos mismos sectores, ahora en el campo religioso, también inconscientemente se sienten aterrados por poner en riesgo su salvación eterna, con el riesgo de contravenir las disposiciones y preceptos de la “santa madre iglesia” y sus pastores (la Alta jerarquía burocrática). Por supuesto sin conocer y mucho menos seguir la doctrina de Cristo. Lo que no les evita cometer con su actuación toda serie de ilícitos, “pecados”  y comportamiento alejado de la ética y de la moral, porque para eso está el sacramento de la confesión, “no faltaba más”, pero el temor latente de achicharrarse en el purgatorio y ya no digamos en el infierno dantesco, los hace ser presa fácil de aquellos manipuladores de conciencias que todavía añoran la unión de la iglesia y el Estado, tal y como la explotaron en su beneficio los conservadores hasta la Reforma y creen o «saben»; que tanto la salvación como la “justicia” en México, se pueden comprar y lo hacen con pleno convencimiento, con actitud pragmática, como algo cotidiano y aceptable.

Le hace falta a la sociedad mexicana tomar conciencia de las verdaderas causas de su crisis y de su entorno. Con una verdad que le ayude a visualizar en forma clara la realidad que se vive en México, para modificarla en beneficio del país y de la sociedad misma, reforzando la realización del valor de la familia para lograr estimular la cohesión social interna, manteniendo y reforzando éste valor fundamental mediante un orden basado en la plena conciencia de la realidad, con un nuevo enfoque humanista en armonía con las leyes de la naturaleza y con un medio ambiente propicio para una vida sana, un desarrollo sustentable, un orden que haga a los individuos voltear hacia sus orígenes, hacia ellos mismos, hacia los demás y tener plena conciencia de su presente, que los haga darse cuenta del palpitar de la sociedad: de cómo viven la mayor parte de los mexicanos marginados a los beneficios mínimos, y no por voluntad propia como algunos quieren hacer creer; de cómo se sienten los que migran, por qué lo hacen, de cómo los tratan en los EU. y cómo viven las familias que dejan; de cómo viven y quieren vivir los indígenas mexicanos que han luchado casi solos, por siglos y siguen luchando de manera pacífica por conservar sus tradiciones culturales, su propia manera de ser y lo poco que les han dejado.

Toda esta reflexión es necesaria para así poder modificar nuestra realidad. Mediante un orden que no existe hoy en las conciencias, pero que le hace falta a la sociedad para auto superarse y auto disciplinarse, y ser más austera y solidaria entre sí; para entender mejor su actual situación, que es la realidad de todos los mexicanos; para reaccionar con inteligencia y sacudirse a sus opresores. Sin este conocimiento de sí misma, la sociedad no puede entenderse ni sufrir la catarsis necesaria para sacudirse el lastre y la inmundicia acumulada por muchos años de vicios entre ella misma y de gobiernos corruptos; para poder encontrar los caminos que la lleven a lograr su emancipación e integración plena, porque hoy por hoy, la sociedad mexicana se siente y está realmente desintegrada, se aísla en grupos pequeños, en el mejor de los casos y sigue siendo objeto de una lamentable e injusta explotación por los monopolios auspiciados por un Estado que dista mucho de ser un Estado de derecho, ya que ha sido secuestrado por los gobiernos corruptos.

Es necesario que la sociedad mexicana, se decida a transformarse radicalmente, sin seguir perdiendo el tiempo con actitudes timoratas, preñadas de ignorancia y de prejuicios sociales y religiosos; porque entonces, la inmensa mayoría del pueblo mexicano que la integra, seguirá siendo vilmente utilizada a favor de unos cuantos que se han convertido en los dueños de México. Pero esto será hasta que la sociedad civil, sin la tutela de ningún partido político, ni corporación de las existentes y menos religiosas, cobre conciencia de su realidad y se decida a actuar. Ahora esta misma sociedad debe cambiar al SPM; o desterrarlo en forma radical, . Por el derecho que todavía le da la Constitución de la República en el cumplimiento del articulo 39 es preciso despertar la conciencia del pueblo de México para retomar la posición que le corresponde como principal protagonista y mandante del Estado mexicano. Y  hacer participar a la sociedad con determinación, con plena conciencia y decisión, en la reforma política del Estado para su transformación radical.

La sociedad mexicana está cansada de la retórica oficial y empresarial, generalmente hueca, falsa, con intención de engatusamiento, de embaucar. Y cansada de vivir una realidad que, lejos de mejorar, empeora. A la sociedad le ha hecho mucha falta algo en qué creer desde el punto de vista cívico-solidario como Nación, olvidando nacionalismos perniciosos. Algo que la motive a luchar en el buen sentido, no solo por mejorar las condiciones de vida en forma individual para los diferentes grupos, sino por la patria misma. Algo que le llegue a las fibras más profundas y sensibles; una filosofía que la anime y le dé confianza en sí misma; que exalte la riqueza de su cultura; que con humildad la haga consciente de su enorme potencial y grandeza; que le haga encontrar por ella misma, el camino a seguir; con disciplina, con orden, con responsabilidad, con amor, con la ética en su actuación como principio básico; pero de manera esencial, como algo deseable en extremo y posible de lograr con el esfuerzo de la mayoría; para poder visualizar con claridad el destino posible ambicionado que beneficie a todos con una calidad de vida digna de verdaderos seres humanos. Solo así se dará su transformación y entonces México podrá alcanzar dimensiones insospechadas.

Antonio Fuentes Flores

Notas tomadas de “México y su Realidad” http://amzn.to/1RLzEj0 que inició como e-book y, ya ha sido editado como libro impreso por Amazon.com o como e-book en amazon.com.mx

Print Friendly, PDF & Email

5 pensamientos en “LA SITUACIÓN SOCIAL EN MÉXICO

  1. Es importante pasar de las palabras a las acciones .Los Mexicanos hablamos mucho y actuamos poco ,la educación es la base del progreso y que todos los Mexicanos nos pongamos a producir algo que nos de una mejor posición economica para todos ,si queremos vivir de la caridad estamos en la misma posición qoe esaban los indigenas cuando llegaron los que nos conquistaron .
    y nuestro pecado más grave ha sido el sindicalismo corrupto y que en lugar de luchar por sus agremiados , viven de las cuotas que les quitan y se hacen millonarios robando al pais que dicen amar tanto ,México necesita entrar en acción pero ya ,se nos acaba el tiempo , si no vamos por otra revolución

    • Estamos totalmente de acuerdo mi querido tocayo, salvo en que «los indigenas querían vivir de la caridad de los que los conquistaron», el indígena fue sometido por la fuerza y explotado como esclavo, ellos aguantaron estoicamente y siguen aguantando y sufriendo explotación y discriminacion hasta hoy en pleno siglo XX. En cuanto a entrar en acción es absolutamente necesario, porque tienes razón se nos acaba el tiempo. debemos organizarnos para una revolución pacifica inteligente que no permita que la sociedad mexicana siga siendo gobernada por patanes, por bandidos que son delincuencia organizada. Nos deberemos organizar también nosotros, la sociedad y si lo logramos seremos 100 contra menos de uno. No tenemos por que perder. Gracias y recibe un
      abrazo. Necesitamos gente como tu.

  2. Yo nunca podré entender como el antiguo y dominante imperio azteca, terminara avasallado y sometido por un puñado» de españoles, increíble! todo un imperio, sucumbió, ante la avaricia y astucia de aquellos miserables hombres barbados, crueles y despiadados y que aún todavía se les recuerde con el romantico» adjetivo de conquistadores», y que conquistaron?..por supuesto!, las riquezas de nuestra noble tierra, y nuestra conciencia y voluntad todo a punta de látigo y espada y así empezó a adquirir forma» una sociedad de exclavitud, de servilismo, una nueva nación oprimida, sobajada por una clase social elitísta, y asi han pasado siglos y hoy en la actualidad, con todo lo que supone la maravilla de la ciencia y technologia, nuestra sociedad mexicana sigue mostrando el estigma» de la pobreza, la corrupción, la impunidad y lo peor de todo, la indiferencia y falta de solidaridad de los propios mexicanos para aspirar por un México mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.