ACERCA DE LA EDUCACIÓN EN MÉXICO

En el proceso educativo existen dos conceptos fundamentales, que a su vez implican actores y acciones diferentes: el de la educación propiamente dicha, que corresponde a la enseñanza del conocimiento que se recibe en la academia y el de la formación; que por tradición la familia y el medioambiente social la determinan y es la que hace posible recibir y aprovechar mejor la transmisión del conocimiento mediante la realización de los valores para establecer los principios de la persona.

El proceso de la formación de la persona está mucho más ligada a la familia o a los que hacen sus veces, y al medio ambiente cotidiano en donde poco a poco se van dando, o no, la transmisión de valores como: la verdad, la disciplina, la justicia, la amistad, la generosidad, el respeto por la persona, etc. la realización de estos valores son la base de los principios que la persona va estructurando en su ser, los cuales determinarán su actuación ética en la vida.

También se transmiten aquí, mediante la formación, los buenos hábitos como la limpieza, el orden, la puntualidad, el amor al trabajo de excelencia, al deporte etc. y el cultivo de ciertas capacidades a través de la disciplina: como la concentración, el control mental, la memoria, el análisis critico, las tareas del hogar, el estudio, etc. y las buenas costumbres como el respeto por los mayores, por todas las razas y sus culturas, el respeto por las mujeres, el saludo, la cortesía, la amabilidad en el trato con los demás, etc. y la defensa de derechos propios como la libertad, la privacidad, el libre albedrío, la integridad corporal, los derechos civiles y humanos.

La formación en la familia se da por una especie de ósmosis, en función del comportamiento ético reflejado en el ejemplo que dan las personas que rodean al niño; principalmente el de los padres, o quien hace sus veces, transmitiendo así los valores y las costumbres.

No debe confundirse la formación, con la limitación o represión del individuo que le impida ejercer a plenitud su libertad para ser diferente, para estar de acuerdo o no con las costumbres y la tradición de su entorno y aceptarlas, modificarlas o rechazarlas; la formación deberá estar orientada principalmente a estimular sus capacidades para aprender los conocimientos que le serán transmitidos, pero aun estos deberán ser recibidos con un espíritu crítico e innovador, con un saludable escepticismo que también será parte de su formación.

Existen dos factores fundamentales en la educación que deberá ser impartida en las instituciones ex professo (la academia) ya sea la proporcionada obligatoriamente por el Estado, o en las instituciones privadas de paga; estos dos factores son: primero el  transmisor del conocimiento y segundo el receptor de ese conocimiento. Tanto la transmisión como la recepción deben implicar: el interés de ambos y la motivación de los dos. Y para que esto se dé es necesario el dominio del conocimiento de lo que se va a transmitir y la vocación, creatividad, y habilidad del transmisor, así como su calidad moral. El transmisor deberá contar con los espacios necesarios (incluyendo el de la actividad deportiva) y los instrumentos apropiados de apoyo, para ayudar al logro del éxito en la acción. Y en situación de normalidad es condición sine qua non la salud física y mental tanto del receptor, como del transmisor. Disponiendo de sistemas especiales para niños con capacidades diferentes.

Es necesario establecer nuevos modelos de aprendizaje, considerando la importancia de la investigación y el auto-aprendizaje. En igual forma la necesidad de la experimentación en el proceso; Aristóteles aseguraba que aprendemos de las cosas cuando las hacemos, Albert Einstein afirmaba que la mejor fuente del conocimiento es la experiencia. Confucio decía, “me lo contaron y lo olvidé; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”.

Con la nueva revolución tecnológica de la informática, que nos proporciona el acceso a la información de manera inmediata y de todas partes del mundo (siempre y cuando se tenga la capacidad de ser selectivos y desechar los cúmulos de mentiras y basura) es preciso romper con los paradigmas tradicionales de la enseñanza y su valoración, ya que los exámenes tradicionales han demostrado no ser garantía absoluta de comprobación de la retención del conocimiento necesario y por lo tanto no nos sirven para la valoración del verdadero aprendizaje y su acreditación. Porque el aprendizaje, no necesariamente se adquiere única y exclusivamente por medio de las instituciones académicas. Las cuales muchas veces y en muchos casos han reprimido la creatividad mediante un academicismo dogmático.

De acuerdo a lo anterior es necesario romper el paradigma del profesor teórico tradicional, que dicta sus enseñanzas como “verdades absolutas”, que el alumno debe aceptar como “acto de fe”, y cambiarlo por el concepto del animador (con suficiente experiencia) para la interacción en los procesos de aprendizaje que propicia los medios para la información y la retro alimentación necesaria. Es preciso romper también con el concepto del libro de texto, cambiándolo por el concepto de consulta a través de los múltiples y diversos medios de información y fuentes. Todo esto enmarcado en un verdadero proceso dialéctico como método para el aprendizaje, si es necesario cuestionándolo todo. Sólo así podremos obtener mediante la educación: a verdaderos innovadores, verdaderos revolucionarios y agentes del cambio positivo; para obtener a los líderes del futuro.

No se debe olvidar que sobre todo en las fases iniciales: la mejor forma de aprendizaje es por medio del ejemplo. Esto lo podemos observar en la naturaleza; en los animales es una ley natural. Por lo tanto, los mayores, tienen la responsabilidad de dar sistemáticamente el buen ejemplo a los jóvenes.

El espíritu de libertad del hombre es más grande que el dogmatismo de las mal llamadas universidades (sobre todo la confesionales). Sin embargo, hay que reconocer que la ayuda de las universidades confesionales puede ser valiosa, siempre y cuando: no sé de la imposición del dogmatismo y prevalezca el valor de la verdad.

Nelson Mandela, nos dice acerca de la educación:

Muchas veces lo que un ser humano necesita para florecer es una buena educación. No permitamos a nadie negarle ese privilegio.

La educación es el arma más poderosa que alguien puede usar para cambiar el mundo.

No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en la que trata a sus niños.

Fernando Savater apunta:

«La educación Humanista mediante la filosofía, la historia, la Lógica, la ética, la sociología, la estética, el arte, las lenguas; es lo que nos ayuda a encontrar los fines hacia donde debemos orientar el conocimiento técnico, científico; para el logro de una vida mejor». Esto es de la mayor importancia  toda vez que la tendencia en la educación en pleno siglo XXI es a dar preponderancia a la educación tecnológica sobre la educación humanista. Descuidar el humanismo en los estudios secundarios y preparatorios es una falta grave. 

El humanismo es lo que exalta la naturaleza positiva del ser humano y sus mejores capacidades, es lo que nos ayuda a evitar él dogmatismo. La filosofía ayuda a ser creativo propositivo, a estimular el dialogo y a tener claros los fines.

La educación científica y tecnológica mediante las matemáticas la física, la física cuántica, la biología, la genética, la nano tecnología, la economía, la ecología, la química etc. es lo que nos proporciona el saber hacer las cosas, los instrumentos en donde nos gustaría actuar. Sin embargo para hacerlo bien es necesario tener claros los fines y para esto son vitales las materias humanistas.

Y por ultimo los transmisores del conocimiento en la escuela o la academia deben ser personas capaces comprometidas con su vocación y misión de enseñar. En México el corporativismo sindical en dimensión nacional, como parte del sistema político mexicano (SPM) le ha hecho un daño tremendo e irreversible a la educación. Esto no debe quedar impune. Los «líderes» sindicales, sobre todo los que manejan las grandes corporaciones, han sido verdaderos delincuentes, sin más aptitud que el fraude electoral, el cual ha sido su especialidad lo que los convierte en gente corrupta que reprime roba  y esclaviza al trabajador. Por lo tanto este tipo de sindicalismo debe ser cambiado por un sindicalismo autentico regional, que en verdad represente los legítimos intereses del profesorado en cada region. Toda vez que México es un cúmulo de diferentes regiones y culturas.

Antonio Fuentes Flores

Print Friendly, PDF & Email
En Cultura General, Desarrollo Nacional, Problemas y Oportunidades en México, Sin categoría por Antonio Fuentes Flores.

Acerca de Antonio Fuentes Flores

Antonio Fuentes Flores nació en Saltillo Coahuila, en el norte de México, ha tenido la oportunidad de; conocer casi todo el territorio nacional y de vivir en diferentes partes de la República; de estudiar en instituciones desde muy modestas hasta de excelencia, como el Ateneo Fuente en Saltillo, y el Tecnológico de Monterrey; de ser obrero, agricultor, comerciante, constructor y ocupar puestos en casi todos los niveles, hasta puestos de liderazgo que le han dado la oportunidad de convivir con gente de todos los estratos sociales y de viajar por muchas partes del mundo; actualmente esta empeñado en contribuir para mejorar las condiciones de vida en México, difundiendo sus ideas y conocimientos importantes, que aporten algo positivo a los demás.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.